Acerca de

Para devolver de una forma indigna al Señor, las maravillas hechas en mi, me reconozco en el puesto de los pecadores en el último lugar, pero en el Camino a Cristo, reconozco su Gracia, por tanto, practicar un Santo Abandono, y aferrarse a la Santa Doctrina. Y a su reconocida esposa La Santa Iglesia Católica



A %d blogueros les gusta esto: