En el aspecto moral, psicológico y espiritual

La respuesta a los llamados de Dios: muchas personas no se han podido perdonar el hecho de no haber respondido a Dios con la generosidad que Él exigía. Cierto es que “el amor de Cristo nos apremia” (2 Cor 5,14), sin embargo, siempre estamos a tiempo para decirle a Dios: “hágase en mí según tuSigue leyendo «En el aspecto moral, psicológico y espiritual»

La verdadera alegría y satisfacción debe buscarse sólo en Dios

Aunque lograras poseer todos los bienes de la tierra, ni aún así serías feliz ni te sentirías plenamente realizado, porque tu felicidad y tu gozo pleno están en Dios que te ha formado y que es el creador de todo lo que existe Pero la verdadera felicidad no es como la imaginan los engañados seguidoresSigue leyendo «La verdadera alegría y satisfacción debe buscarse sólo en Dios»

Abraza tu cruz

Mira que toda la vida cristiana se resume en la cruz, que toda la perfección espiritual se basa en negarse a sí mismo, y no hay más camino para llegar a la vida y a la paz verdadera que este camino de la santa cruz, de sufrir con paciencia, de mortificarse a sí mismo ExaminaSigue leyendo «Abraza tu cruz»

El perdón a los enemigos

La oración cristiana llega hasta el perdón de los enemigos (cf Mt 5, 43-44). Transfigura al discípulo configurándolo con su Maestro. El perdón es cumbre de la oración cristiana; el don de la oración no puede recibirse más que en un corazón acorde con la compasión divina. Además, el perdón da testimonio de que, enSigue leyendo «El perdón a los enemigos»

Nuestro pan

Se trata de “nuestro” pan, “uno” para “muchos”: La pobreza de las Bienaventuranzas entraña compartir los bienes: invita a comunicar y compartir bienes materiales y espirituales, no por la fuerza sino por amor, para que la abundancia de unos remedie las necesidades de otros (cf 2 Co 8, 1-15) «Ora et labora” (Lema de tradiciónSigue leyendo «Nuestro pan»

Que estás en el cielo

El símbolo del cielo nos remite al misterio de la Alianza que vivimos cuando oramos al Padre. Él está en el cielo, es su morada, la Casa del Padre es, por tanto, nuestra “patria”. De la patria de la Alianza el pecado nos ha desterrado (cf Gn 3) y hacia el Padre, hacia el cielo,Sigue leyendo «Que estás en el cielo»

¿Teología de la prosperidad?

Si nuestro señor regreso al cielo herido y llagado, ¿vamos a ir los siervos vestidos y bañados? «San Juan de Ávila»II Corintios11:24 Cinco veces recibí de los judíos los cuarenta azotes menos uno.11:25 Tres veces fui azotado con varas; una vez lapidado; tres veces naufragué; un día y una noche pasé en alta mar.11:26 ViajesSigue leyendo «¿Teología de la prosperidad?»

Nuestro cuerpo

II Corintios 55:1 Porque sabemos que si esta tienda, que es nuestra morada terrestre, se desmorona, tenemos un edificio que es de Dios: una morada eterna, no hecha por mano humana, que está en los cielos.5:2 Y así suspiramos en este estado, deseando ardientemente ser revestidos de nuestra habitación celeste,5:3 si es que nos encontramosSigue leyendo «Nuestro cuerpo»