Gėnęrō



Culturalmente, el Gėnęrō tiene variables que muchas veces depende de los roles que el hombre y la mujer desempeñan en el contexto cultural donde se desenvuelven. Estos roles, sin embargo, no definen qué es ser hombre o mujer. Por eso no podemos emplear las nociones de “sęxø” y “Gėnęrō” de manera indiferente. Cuando una persona se identifica como del Gėnęrō opuesto, la pregunta apropiada es ¿cuáles son los factores que han llevado a esta persona a percibirse así?

El ser humano es en sí complejo y por lo tanto no podemos reducir la respuesta a un solo elemento. Hay una gran variedad de factores a atender en la causa de trastornos de identidad de Gėnęrō. Lo mismo podemos decir con relación a la trānsęxüãlidad en adultos. Son esas causas las que deben estar en el centro del debate y la conversación. El normalizar dichas conductas o trastornos simplemente no ayudan en nada a la persona en cuestión. No hay pruebas científicas que defiendan la normalización y la afirmación de la transexualidad por medio de terapias hormonales e intervenciones quirúrgicas, ya que esto no tiene beneficios positivos para la persona en cuestión.

Además, al no haber certeza segura de los efectos nocivos de la administración de bloqueadores hormonales, lo que está ocurriendo “equivale a una experimentación masiva y de esterilización de jóvenes que son cognitivamente incapaces de proporcionar un consentimiento informado”, afirma la Dra. Michelle Cretella, presidente del Colegio Americano de Pediatras. Desde el punto de vista ético, es inadmisible que se permitan procedimientos irreversibles y dañinos, además del hecho que estos niños no tienen la edad adecuada para dar un consentimiento válido ante una gran decisión. La ciencia también ha demostrado que los problemas de identidad de Gėnęrō en la infancia normalmente no perduran en la adolescencia y la edad adulta. Por lo tanto, los tratamientos para retrasar la pubertad por medio de bloqueadores hormonales no son solamente nocivos para la salud, sino que también innecesarios.

Como afirma Robert P. George, gran experto en jurisprudencia en la Universidad de Princeton, “el cambiar de sęxø es una imposibilidad metafísica porque es una imposibilidad biológica”

Cretella. «Gėndęr Dysphoria in Children and Suppression of Debate» ,p. 53

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: