Libertad de elección para cambiar de gėnę0

¿se abre el camino para la legalización de la pēdōfįliaåel?

Mi hijo de 13 años está recibiendo terapia hormonal para cambiar de gėnę0. ¡Es su libre decisión!

Mi hijo de 13 años tiene sexo con su profesor. ¡Es su libre decisión!

«Para la reasignación de gėnę0 hormonal y quirúrgica, los adolescentes no tienen que ser mayores de edad, es decir, tener 18 años. Los adolescentes que saben en qué se meten, que están bien informados y que han comprendido las consecuencias de la reasignación de sęxō (es decir, que son «competentes para juzgar») pueden tomar hormonas y operarse. No se necesita el consentimiento de los padres, la decisión es solo del niño. Sin embargo, para los jóvenes suizos sigue siendo difícil recibir tratamiento porque solo unos pocos médicos están dispuestos a hacerlo y porque las compañías de seguros médicos a veces se niegan a pagar. ¿Pero acaso la organización de trånsēxûålėz no quiere dar a torcer el brazo sobre respetar la edad mínima para decidir sobre la terapia hormonal o la cirugía? ¿Qué significa » joven» para ellos? ¿Cuándo se es «competente para juzgar»? ¿A los 11, 12 o 13 años?

Es una clara invitación a los menores a decidir por sí mismos sobre una medida literalmente drástica e irreversible. En otros lugares también se anima a los niños: «No se requiere una edad mínima para cambiar el registro de gėnę0 [en el tribunal civil], basta con la competencia para juzgar». La tradición ideológica que sustenta estos llamamientos, que a primera vista pueden parecer inofensivos para algunos, se pone de manifiesto cuando se reflexiona a fondo sobre la teoría de la «libertad de elección» o la «capacidad de juicio» de los niños: ¿No es precisamente la característica decisiva de la «infancia» el no poder tomar ciertas decisiones por uno mismo? No se trata de intimidar a los niños, sino de protegerlos de sí mismos, ya que simplemente carecen de la capacidad de tomar decisiones a una edad temprana.

Si esta función protectora de los padres—y de la ley— se disuelve y se concede a los niños la total autodeterminación, entonces el mantra pėd0fįlø que se ha propagado durante décadas, «el niño también lo quería», sería la conclusión lógica. Dejar que los niños decidan por sí mismos si se someten a una cirugía de reasignación de gėnę0 significaría también dejarles decidir si beben alcohol, fuman, salen de noche, viajan por el mundo o incluso tienen relaciones íntimas con adultos. Afortunadamente, esta perversión de la relación niño- adulto con el pretexto de la «liberación» y la «emancipación» todavía está limitada por las leyes nacionales y los médicos responsables, pero cuanto más apoyo ganen los partidarios de la ideología de género entre la población, más se disolverán estas barreras.

tgns.ch, Recht

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: