¿Dios existe?



5 vias Santo Tomás de Aquino
1 vía, consideración

“Este Primer motor es Dios”. Esta premisa consta de dos términos: “Primer motor” y “Dios”. Expliquemos, pues, qué queremos decir con el primero y cómo es que a partir de él deducimos el segundo. Por Primer motor entenderemos propiamente al “Primer motor inmóvil”, es decir, a aquel que no es movido por ningún otro pero que se constituye como la causa y principio del movimiento de todos los demás seres. Este Primer motor inmóvil ha de ser, entonces, “acto puro” sin mezcla alguna de potencialidad, siendo por ello que no precisa de nada anterior a sí mismo que actualice sus potencias (de las que carece). Ha de ser origen sin origen, causa incausada, “primero”, pero no meramente como parte de una serie numerable cuantitativamente, sino primero cualitativamente, es decir, como fuente ontológica primaria del movimiento y nunca como un mero cauce de este. Y es que solo este Ser, al ser “acto puro”, puede actualizar la totalidad de las potencialidades de todos los demás seres. Retomando el ejemplo del tren podríamos decir que es la locomotora que, sin necesitar ser jalada, tiene la suficiente fuerza para jalar todo el tren, constituyéndose como el principio de movimiento de todos los demás vagones. Y ahora la pregunta del millón: ¿cómo sabemos que el Primer motor inmóvil es Dios? Fácil: deconstruyendo metafísicamente el concepto de Primer motor inmóvil (4). Como acabábamos de decir el Primer motor inmóvil es el que en última instancia da su movimiento a todos los demás seres actualizando sus potencias. Sin embargo, como eso requiere estar en acto, tendremos que dicho ser requerirá estarlo no en cualquier modo, sino en el más pleno de los sentidos; es decir, deberá estar en “acto puro” (cualquier potencialidad que tenga en Sí mismo haría que tenga que remitirse a otro, lo cual sería contradictorio con la idea de “Primer motor”). Pero dado que el acto es, por definición, “efectivamente ser”, este Ser, al constituirse como “acto puro”, deberá tener en sí toda la plenitud del ser. En otras palabras, deberá ser el Ser Subsistente. Pero esa es justamente la definición que habíamos dado de Dios. Luego, el Primer motor inmóvil es Dios. Conclusión: “Dios existe”. Partiendo del movimiento hemos demostrado la imposibilidad de que este pueda ser plenamente explicado por los solos seres móviles, contingentes y cambiantes, siendo necesario que postulemos la existencia efectiva de un Primer motor inmóvil para poder explicarlo. A continuación hemos demostrado que este Primer motor inmóvil se identifica con Dios. Por tanto, dado que en un razonamiento deductivo si las premisas son verdaderas ha de aceptarse necesariamente la conclusión so pena de irracionalidad, debemos aceptar que Dios existe. Luego, Dios existe

¿DIOS EXISTE?: El libro que todo creyente deberá (y todo ateo temerá) leer. Dante A. Urbina

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: