¿Cómo se prueba la existencia de la divina Providencia?

Dios no sería infinitamente sabio, poderoso, bueno y justo, si no velara por todas sus criaturas, particularmente por el hombre. La historia enseña que todos los hombres, en todos los tiempos y en todos los lugares, han creído en la Providencia; es pues, su existencia una verdad de sentido común. Fuera de eso, la negaciónSigue leyendo «¿Cómo se prueba la existencia de la divina Providencia?»

NATURALEZA, ORIGEN, PROGRESO DE LA LITURGIA

Deber de la colectividad Este es un deber que obliga ante todo a cada uno en particular; pero es también un deber colectivo de toda la comunidad humana, ordenada con recíprocos vínculos sociales, ya que también ella depende de la suprema autoridad de Dios. Nótese, además, que éste es un deber particular de los hombresSigue leyendo «NATURALEZA, ORIGEN, PROGRESO DE LA LITURGIA»

A estas alturas, alguien cumple las 95 tesis?

Cambio culturalla relación con Dios experimentará en este nuevo marco cambios profundos. Los desafíos a la Iglesia se remontan al siglo XIV, pero la Reforma es la consecuencia teológica que finalmente sobreviene, y que termina de desmembrar la unidad cultural que descansaba en la unidad eclesiástica. Así, Lutero reaccionará contra la venta de indulgencias —ySigue leyendo «A estas alturas, alguien cumple las 95 tesis?»

La Paz

Evangelio según san Mateo, 5: 9- 9 «Bienaventurados los pacíficos, porque se llamarán hijos de Dios». (v. 9) Cuando tengas toda tu alma limpia de toda culpa, procura que no nazcan disensiones ni disputas por tu culpa. Empieza por tener paz en ti mismo y así podrás ofrecer la paz a los demás. Y deSigue leyendo «La Paz»

Fe

Evangelio según san Mateo, 5: 8- 8 «Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios». (v. 8) Esta manera de ver es un premio de la fe por la cual se limpian los corazones. Como está escrito: «Limpiando con la fe los corazones de ellos» ( Hch 15,9). Esto se prueba principalmente porSigue leyendo «Fe»

En la obscura Edad Media

La “Edad Media” construyó cosas tan horripilantes que incluso hasta el día de hoy existe gente que desea despilfarrar sus ahorros y masacrar sus sentidos con las catedrales góticas y románicas, los manuscritos iluminados, los frescos en las paredes de los claustros o iglesias, la poesía medieval, los cantares de gesta, los vitrales, las esculturasSigue leyendo «En la obscura Edad Media»

Buscadlo por medio de la sencillez del corazón

Evangelio según san Mateo, 5: 8- 8 «Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios». (v. 8) Son necios todos aquellos que desean ver a Dios con los ojos exteriores, cuando sólo puede verse con el corazón, según está escrito en el libro de la Sabiduría: «Buscadlo por medio de la sencillez delSigue leyendo «Buscadlo por medio de la sencillez del corazón»

La obscura edad media

Es que la “Edad Media” construyó cosas tan horripilantes que incluso hasta el día de hoy existe gente que desea despilfarrar sus ahorros y masacrar sus sentidos con las catedrales góticas y románicas, los manuscritos iluminados, los frescos en las paredes de los claustros o iglesias, la poesía medieval, los cantares de gesta, los vitrales,Sigue leyendo «La obscura edad media»

Deficiencias de algunos. Exageraciones de otros

La pureza de la fe y de la moral debe ser la norma característica de esta sagrada disciplina, que tiene que conformarse absolutamente con las sapientísimas enseñanzas de la Iglesia. Es, por tanto, deber nuestro alabar y aprobar todo lo que está bien hecho, y reprimir o reprobar todo lo que se desvía del verdaderoSigue leyendo «Deficiencias de algunos. Exageraciones de otros»

La justificación socio-cultural del relativismo moral.

De acuerdo con esta, los valores morales son relativos porque dependen de cada sociedad y cultura. Cada sociedad genera sus propios códigos morales y vive (o busca vivir) conforme a ellos. Así, mientras los mayas veían bien los sacrificios humanos, a nosotros nos parecen repugnantes; mientras a los hombres del medioevo les parecía el peorSigue leyendo «La justificación socio-cultural del relativismo moral.»