Crítica a la singularidad espacio- temporal de Hawking



Usando números imaginarios para la variable del tiempo Hawking elimina la singularidad espacio- temporal para el origen del universo, pero también elimina con ello la diferencia entre tiempo y espacio en las ecuaciones que describen el universo. Citemos sus propias palabras: “Para los propósitos del cálculo hay que medir el tiempo utilizando números imaginarios en vez de reales. Esto tiene un efecto interesante sobre el espacio- tiempo: la distinción entre tiempo y espacio desaparece completamente” . A partir de allí Hawking deduce que el tiempo se vuelve imaginario antes de los 10 a la menos 43 segundos del origen del universo y que, por tanto, desaparece la singularidad. De esta manera, el espacio- tiempo en esta región temprana sería geométricamente análogo a un globo terráqueo. Cualquier punto que uno escoja sobre él para que sea el punto “inicial” o “el principio”, tal como el Polo Norte, sería realmente igual a cualquier otro punto en la superficie de la esfera. En otras palabras, no constituiría un borde o límite a esa superficie. Así, en el modelo de Hawking, el pasado sería finito, pero sin límite. Y lo mismo valdría para el tiempo puesto que el tiempo imaginario no es distinguible del espacio. De este modo, llega a la conclusión de que “espacio y tiempo pueden formar una superficie cerrada sin frontera” y que, por ende, el universo es autosuficiente y no necesita de un Dios que lo sustente. “Si el Universo es realmente autocontenido, si no tiene ninguna frontera o borde, no tendría ni principio ni final: simplemente sería. ¿Qué lugar queda, entonces, para un Creador?” . A continuación, el análisis crítico del modelo cuántico de Hawking: En primer lugar, hay que señalar que cuando Hawking sostiene que ya “no queda lugar para un Creador” porque el universo es “realmente autocontenido” está cometiendo una falacia de falso dilema. En efecto: Hawking establece una falsa oposición entre la acción de Dios sobre el mundo y la acción de las leyes naturales sobre este mundo. Y hace ello justamente porque en su visión la acción divina se limita únicamente a “infringir” las “leyes” del universo -posibilidad que él rechaza- o a darle la “patada inicial” para que funcione, dejándolo después funcionar “solo”.

Es evidente que este se trata de un concepto absolutamente antropomórfico e insuficiente de Dios y de su acción sobre el mundo. Se confunde aquí su acción creadora con la acción fabricatriz del hombre. Dios no es un agente más que se entromete o no en el funcionamiento del universo, sino que es el Ser Subsistente que de modo permanente sustenta la existencia misma del universo y de las leyes que lo rigen. Usando una analogía podríamos decir que Dios, considerado como Ser Subsistente, se parece más a una persona que imagina una historia que a un mecánico que fabrica un automóvil.

¿DIOS EXISTE?: El libro que todo creyente deberá (y todo ateo temerá) leer. Dante A. Urbina

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: