¿Dios existe?



5 vias Santo Tomás de Aquino
2 vía, consideración

Este argumento comete una falacia de la composición, porque supone que dado que las cosas tiene causas, luego la serie de estas también la tiene, cuando un conjunto o todo no tiene por qué tener las mismas propiedades que las partes–pueden surgir en él, por ejemplo, propiedades emergentes que no tienen las partes. Luego, no se prueba la conclusión de la segunda vía. Respuesta: La idea de que la segunda vía comete una falacia de la composición porque supone que la serie de cosas tiene causa porque cada cosa tiene causa fue ya planteada por el filósofo analítico Bertrand Russell en su ya citado debate contra Federick Copleston. Dado que este último le respondió de modo muy consistentemente allí, para resolver esta objeción nos limitaremos a citar sus respuestas haciendo nuestras aclaraciones, comentarios u observaciones entre corchetes: “RUSSEL: Puedo ilustrar lo que a mi parecer es una falacia suya. Todo hombre existente tiene una madre y me parece que su argumento es que, por lo tanto, la raza humana tiene una madre, pero evidentemente la raza humana no tiene una madre: esa es una esfera lógica diferente. COPLESTON: Bien, realmente no veo ninguna paridad [con ello quiere dar a entender que el ejemplo dado por Russell no se corresponde con su enunciación del argumento tomista y que, por tanto, no comete ninguna falacia]. Si dijera ‘Todo objeto tiene una causa fenoménica; por lo tanto, toda la serie tiene una causa fenoménica’, habría una paridad [aquí con ‘causa fenoménica’ se refiere a una causa que es contingente y cae en el ámbito de la experiencia sensible]; pero no digo eso; digo: Todo objeto tiene una causa fenoménica (…) pero la serie de causas fenomenales es una explicación insuficiente de la serie [correcto: cada componente de la cadena de causalidad puede relativamente sustentar al siguiente, pero ni siquiera todos juntos pueden sustentar la totalidad de la cadena]. Por lo tanto, la serie tiene, no una causa fenoménica, sino una causa trascendente [como de todas maneras la cadena existe, dado el principio de razón suficiente, es necesario que sea explicada; pero causa de la contingencia de sus componentes, no puede ser explicada desde sí misma, es forzoso que sea explicada desde fuera, es decir, por una causa trascendente]. RUSSELL: Eso es presuponiendo siempre que no solo cada cosa particular del mundo sino el mundo en total tiene que tener una causa. No veo la razón para esa suposición. Si usted me la da, le escucharé. [Aquí Russell, dejando de lado la distinción de Copleston entre causas fenoménicas y causas trascendentes, insiste en que cae en una falacia de la composición. Sin embargo, está dispuesto a escuchar una explicación. Y Copleston se la dará]. COPLESTON: Bien, la serie de acontecimientos está causada o no está causada. [Este es un muy buen modo de plantear la cuestión. Dado el principio de tercero excluido no hay otra posibilidad: o es lo uno o es lo otro. Por otra parte, no es para nada una cuestión absurda como pretenden Russell y los filósofos analíticos ya que si lo fuera no tendría sentido que Russell haya solicitado de modo explícito una explicación al respecto a Copleston]. Si lo está, tiene que haber, evidentemente, una causa fuera de la serie [correcto: la causa de la serie no podría estar dentro de la serie porque mientras esta serie no es causada simplemente no existe]. Si no tiene causa, entonces es suficiente por sí misma, y si lo es, es lo que yo llamo necesaria. Pero no puede ser necesaria ya que cada miembro es contingente, y hemos convenido en que el total no tiene realidad aparte de sus miembros [esto es un principio ontológico fundamental e incontrovertible; y es que aquí estamos hablando del ser mismo de las cosas -que nunca puede surgir de un ‘todo’ independientemente de sus partes- y no de tal o cual propiedad física o química emergente], y por lo tanto no puede ser necesario [exacto, la suma de lo contingente jamás puede dar lo subsistente así como la suma de chocolates jamás puede darnos una oveja: no se trata de un problema de grado sino de cualidad]. Por lo tanto, no puede carecer de causa [dado que es contingente] y tiene que tener una causa [que, como hemos probado, es Dios]” (17). Queda, pues, en pie la segunda vía.

¿DIOS EXISTE?: El libro que todo creyente deberá (y todo ateo temerá) leer. Dante A. Urbina

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: