No puede haber un ser Omnipotente



Argumento: Dios, si existe, ha de ser Omnipotente, es decir, ha de poder hacer cualquier cosa. Pero ello es imposible porque implicaría que Dios debería poder, en virtud de su Omnipotencia misma, no ser Omnipotente, lo cual obviamente es absurdo y contradictorio. Por tanto, no puede ser Omnipotente. Luego, Dios no existe.

Refutación: He aquí la famosa paradoja de la Omnipotencia. La forma más conocida de ilustrarla es por medio del también famoso ejemplo de la piedra: “¿ Podría Dios crear una piedra tan grande que ni Él mismo pudiera levantarla? Si puede hacerlo, entonces la roca inamovible limitaría los poderes de Dios. Pero si no puede, entonces ya no sería omnipotente”. Sea cual fuere la opción que se elija siempre quedará en jaque la Omnipotencia divina y, junto con ella, la existencia misma de Dios. ¿Cómo responder a este argumento? Simple: definiendo correctamente el concepto de Omnipotencia. Omnipotencia, en la correcta definición teísta, no significa “poder hacer cualquier cosa” sino más bien, como habíamos dicho en otra parte, “posesión plena y total del poder”.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre estas definiciones? Que la Omnipotencia entendida como “la capacidad para hacer cualquier cosa” implicaría que Dios podría realizar acciones contrarias al verdadero poder y, por tanto, a la Omnipotencia misma (como, por ejemplo, crear una roca que ni Él mismo pueda levantar); mientras que la Omnipotencia correctamente entendida como “la posesión plena y total del poder” implicaría que Dios, justamente en virtud de su Omnipotencia, solo podría realizar acciones coherentes con el verdadero poder. De ahí que no pueda pecar, ni cansarse, ni enfermarse, ni mentir, pues todo ello, en lugar de ser una manifestación del verdadero poder, es en realidad una negación de él. San Agustín había expresado muy claramente lo precedente cuando escribía que: “Dios no puede morir o equivocarse. Cierto que no lo puede, pero si lo pudiera su poder sería, naturalmente, más reducido. Así que muy bien está que llamemos Omnipotente a quien no puede morir ni equivocarse. La omnipotencia se muestra en hacer lo que se quiere, no en sufrir lo que no se quiere. Si esto tuviera lugar, jamás sería Omnipotente. De ahí que algunas cosas no le son posibles, precisamente por ser Omnipotente”.

En este sentido hay también que señalar que “no es propio de la omnipotencia divina hacer lo que es contradictorio” ya que, como decía el famoso apologista cristiano C. S. Lewis, “Omnipotencia significa poder para hacer todo lo que es intrínsecamente posible, no lo que es intrínsecamente imposible. A Dios se le pueden atribuir milagros, pero no absurdos; esto no limita su poder. Si usted elige decir ‘Dios puede dar libre albedrío a una criatura y negárselo a la vez’, ha logrado decir nada acerca de Dios. Las combinaciones de palabras sin sentido, no adquieren súbitamente sentido al anteponerles las palabras ‘Dios puede’. Que con Dios todo es posible continúa siendo verdadero; las imposibilidades intrínsecas no son otra cosa que inexistencias.

No es más posible para Dios, que para la más débil de sus criaturas, el llevar a efecto dos alternativas que se excluyen mutuamente; no porque su poder encuentre obstáculos, sino porque el disparate sigue siendo disparate aun cuando nos refiramos a Dios”.

Por tanto, hay que decir que todo el “argumento” de la Omnipotencia se constituye como una falacia de blanco móvil ya que parte de un concepto de Omnipotencia que no es el teísta. En consecuencia, la pretendida paradoja de la Omnipotencia (con todo y el ejemplo de la roca) no es más que una falacia de falso dilema originada por el error anterior. Y es que, como ya es costumbre con los intentos ateos por refutar la existencia de Dios, una falacia lleva a la otra y se hunden cada vez más en una espiral de falacias… Queda, pues, refutado el “argumento”.

San Agustín, La Ciudad de Dios, Lib. V, cap X

Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica, I,Q: 25, art. rpta.

C. S. Lewis, El Problema del Dolor Magdalen College, Oxford, 1940, pp. 9-10

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: