Trabajo Apostolico

Participar en un trabajo apostólico no es sencillo, nuestras debilidades, flaquezas y tropiezos suman para que todo salga no de la mejor manera, creemos y pensamos para que seguir trabajando en los caminos del Señor? El Maligno es el que influye en nosotros para dejar la puerta estrecha y quien es el dueño del desanimo, al recordar a nuestros hermanos no somos realmente distintos, con nuestras fallas, y errores, pero un ejemplo de como seguir luchando sera de ese pequeño grupo que fue elegido a adoptar una función diferente, que aun con sus errores y flaquezas, nos demostraron que si se puede, ellos son los apóstoles que al igual que ellos nunca se nos pedirá que no tengamos defectos, pero si nos exigirá que los reconozcamos y luchemos con ellos. y es por ellos que pensando el los apóstoles:  si pensamos en su fe: era vacilante si analizamos su esperanza: eran desconfiados si contemplamos su amor: eran mezquinos su constancia: poca sus debilidades: muchas su jactancia: excesiva sus deslealtades: las que quisieras sus ambiciones: no eran menores que los fariseos sus cobardías: entre otras que mas que dejar solo a Jesús sus egoísmos: para no saber que es misericordia sus intolerancias: hasta desearon incendiar aldeas sus perezas: para dormirse en tiempos claves de sus vidas la ignorancia: era en demasía  y eso no es todo, ellos eran: impacientes, pendencieros, tercos, pesimistas, discutidores, presuntuosos.  Pero, hasta que llego el Espíritu Santo, el barro se trasformo en roca, y la muerte se hizo vida y desde aquel día como una constante la alegría  Algo semejante ha sucedido con nosotros, dificultades desde nuestra propia familia, cuantas otras personas mas dignas que nosotros, para recibir la llamada de Cristo, son mas influyentes que nosotros, con mas años que nosotros,  mas importantes que nosotros, mas agradecidos que nosotros, mas generosos que nosotros, pero lo cierto que el Señor nos llamo a NOSOTROS como a los doce, y nos a elegido como somos, con nuestros achaques, alegrías, flaquezas, congojas, nuestros orgullo, nuestros problemas, insensateces y estrecheces de espíritu, nuestra cobardía. no nos queda que dejar actuar a la Gracias Divina, que hasta con nosotros mismos puede hacer maravillas, y convertir tus ofensas tus pecados, tus defectos así como las ramas de un árbol que hay que podar, así como las hojas podridas, aquello que era malo ahora es lo que enriquece nuestra raíz,  y contribuyen junto a ese árbol que florece a que rinda culto a su Señor, por eso siempre estemos abiertos a esa Gracia Divina. Un buen día amigos y hermanos míos.
Participar en un trabajo apostólico no es sencillo, nuestras debilidades, flaquezas y tropiezos suman para que todo salga no de la mejor manera, creemos y pensamos para que seguir trabajando en los caminos del Señor?

El Maligno es el que influye en nosotros para dejar la puerta estrecha y quien es el dueño del desanimo, al recordar a nuestros hermanos no somos realmente distintos, con nuestras fallas, y errores, pero un ejemplo de como seguir luchando sera de ese pequeño grupo que fue elegido a adoptar una función diferente, que aun con sus errores y flaquezas, nos demostraron que si se puede, ellos son los apóstoles que al igual que ellos nunca se nos pedirá que no tengamos defectos, pero si nos exigirá que los reconozcamos y luchemos con ellos. y es por ellos que pensando el los apóstoles:
si pensamos en su fe: era vacilante
si analizamos su esperanza: eran desconfiados
si contemplamos su amor: eran mezquinos
su constancia: poca
sus debilidades: muchas
su jactancia: excesiva
sus deslealtades: las que quisieras
sus ambiciones: no eran menores que los fariseos
sus cobardías: entre otras que mas que dejar solo a Jesús
sus egoísmos: para no saber que es misericordia
sus intolerancias: hasta desearon incendiar aldeas
sus perezas: para dormirse en tiempos claves de sus vidas
la ignorancia: era en demasía
y eso no es todo, ellos eran: impacientes, pendencieros, tercos, pesimistas, discutidores, presuntuosos.
Pero, hasta que llego el Espíritu Santo, el barro se trasformo en roca, y la muerte se hizo vida y desde aquel día como una constante la alegría
Algo semejante ha sucedido con nosotros, dificultades desde nuestra propia familia, cuantas otras personas mas dignas que nosotros, para recibir la llamada de Cristo, son mas influyentes que nosotros, con mas años que nosotros, mas importantes que nosotros, mas agradecidos que nosotros, mas generosos que nosotros, pero lo cierto que el Señor nos llamo a NOSOTROS como a los doce, y nos a elegido como somos, con nuestros achaques, alegrías, flaquezas, congojas, nuestros orgullo, nuestros problemas, insensateces y estrecheces de espíritu, nuestra cobardía. no nos queda que dejar actuar a la Gracias Divina, que hasta con nosotros mismos puede hacer maravillas, y convertir tus ofensas tus pecados, tus defectos así como las ramas de un árbol que hay que podar, así como las hojas podridas, aquello que era malo ahora es lo que enriquece nuestra raíz, y contribuyen junto a ese árbol que florece a que rinda culto a su Señor, por eso siempre estemos abiertos a esa Gracia Divina. Un buen día amigos y hermanos míos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s