Homösęxüålįdąd



Dos personas del mismo sexo pecan gravemente cuando buscan placer venéreo en el otro (cf. Lev 18,22 y 20,13; Rm 1,24- 28; 1 Cor 6,9- 10; 1 Tim 1,10; Jd 7). Los actos homosexuales “bajo ninguna circunstancia pueden ser aprobados” (Catecismo de la Iglesia católica, 2357). Por consiguiente, es contraria a la ley natural y a la divina Revelación la opinión que dice que así como Dios Creador ha dado a algunos humanos la natural disposición de sentir deseo sexual por personas del sexo opuesto, también ha dado a otros la natural disposición de sentir deseo sexual por personas del mismo sexo y que Dios tiene la intención de que se actúe según esta disposición en algunas circunstancias.

Ni la ley humana, o ni cualquier tipo de poder humano, puede dar a personas del mismo sexo el derecho de casarse entre ellos o declarar de dichas personas están casadas, ya que es contrario a la ley natural y divina. «En el designio del Creador complementariedad de los sexos y fecundidad pertenecen, por lo tanto, a la naturaleza misma de la institución del matrimonio» (Congregación para la Doctrina de la Fe, Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales, 3 de junio de 2003, 3).

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: