Eternidad de la materia



Pero no solo existen argumentos filosóficos sino también muy sólidas evidencias científicas de que el universo ha tenido un comienzo absoluto. Primero, tenemos la famosa teoría del Big Bang. De acuerdo con esta teoría el universo tuvo su inicio hace aproximadamente unos 13,7 mil millones de años partir de una “Gran Explosión”. Es tan abrumadora la evidencia a favor de esta teoría que ya en 1984 se leía en la revista Mundo Científico: “La teoría de que el universo nació en una gigantesca explosión o Big- Bang, ya no es una simple hipótesis académica, cada vez se hace más difícil prescindir de ella si se quiere dar cuenta de las propiedades fundamentales del universo como hoy se observa”.

Ahora bien, lo verdaderamente intrigante de todo esto es que, como demuestra el teorema de singularidad espacio- temporal Hawking- Penrose (21), implica un inicio absoluto del universo a partir de literalmente nada, porque toda la materia y energía -e incluso el espacio y tiempo mismos- comenzaron a existir con la singularidad (punto inicial) del Big Bang. Así, como dicen los astrofísicos John Barrow y Frank Tipler, “con esta singularidad el espacio y el tiempo vinieron a la existencia; literalmente nada existía antes de dicha singularidad, por tanto, si el universo se originó en tal singularidad, tendríamos verdaderamente una creación ex nihilo” (22). Igualmente claro es el astrofísico Paul Davies cuando explica que: “La venida a la existencia del universo, tal como es discutida en la ciencia moderna, no es simplemente cuestión de imponer algún tipo de organización a un estado previo desordenado sino literalmente la venida a la existencia de todas las cosas físicas desde la nada” pruebas científicas que demuestran la no- eternidad de la materia es la transformación de unos elementos radioactivos en otros. Y es que si la materia fuese eterna ya no quedaría potasio, ni uranio, ni rubidio radioactivos en el universo, pues ya habría pasado el tiempo suficiente para que se transformen en argón, plomo y estroncio respectivamente. Pero como todavía existen el potasio, el uranio y el rubidio radioactivos, es evidente que la materia no es eterna.

Adicionalmente, otro elemento clave que demuestra la no- eternidad de la materia es el hidrógeno. Como se sabe, las estrellas convierten hidrógeno en helio vía un proceso continuo e irreversible. Si esto sucediera desde toda la eternidad ya se habría gastado todo el hidrógeno pues la cantidad de hidrógeno del universo es limitada y lo que se pierde ya no se repone. Pero como todavía existe hidrógeno que se quema en las estrellas es evidente que el universo no ha existido siempre.

¿DIOS EXISTE?: El libro que todo creyente deberá (y todo ateo temerá) leer. Dante A. Urbina

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: