El modelo Aguirre- Gratton



busca restaurar un universo eterno por medio de la reversión de la flecha del tiempo en la frontera o límite, de tal modo que se generan dos universo (el nuestro y un “universo espejo”) en que el tiempo fluye en ambas direcciones lejos de la singularidad. Pero eso tampoco llega a establecer propiamente un universo eterno pues lo que en realidad se tiene no es tal tipo de universo sino dos universos acotados en la singularidad. Así lo explican Craig y Sinclair cuando en su artículo en The Blackwell Companion To Natural Theology escriben: “Supongamos que se postula que en la fase de contracción pasada la dirección del tiempo es invertida. El tiempo fluye en ambas direcciones lejos de la singularidad. ¿Es esto razonable? Sugerimos que no porque el escenario Aguirre- Gratton niega la continuidad evolutiva del universo que es topológicamente previo a t y a nuestro universo. El otro lado del espacio de Sitter no es nuestro pasado. (…) No hay ninguna relación entre nuestro universo y esa otra realidad” (28). Así que nuevamente no hay un pasado eterno.

¿DIOS EXISTE?: El libro que todo creyente deberá (y todo ateo temerá) leer. Dante A. Urbina

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: