LA REFUTACIÓN DE LA TRANSVERSALIZACIÓN DE GÉNERO: ILUSIONES EN LUGAR DE CIENCIA


Una ideología socialista Como todos los diseños de sociedad socialistas, el objetivo apunta alto: pretende crear nada menos que el nuevo ser humano, y hacerlo destruyendo los roles tradicionales de gęnėrø. Para Marine Rothblatt, originalmente de gęnėrø masculino, el nuevo mundo del gęnėrø es el epítome de la libertad y la autodeterminación: «Crearemos una cultura de creatividad sin precedentes en cuanto a posibilidades de desarrollo personal. Del apartheid de los gęnėrøs surge la libertad de gęnėrø». «Una cabeza sabia dijo en una ocasión: la biología es lo que crees que es», escribió el Ministerio de Familia de Baden-Württemberg en 2014. Precisamente esta postura ya es la oficial.

Esta argumentación, que desconcierta a todos los científicos de las ciencias naturales, es el resultado forzoso de un constructivismo que ahora también incluye a la naturaleza. «El movimiento de gęnėrø no tiene […] ningún interés en la objetividad. Para ellos no existe una ciencia objetiva que investigar», escribió la psicóloga y científica social Doris Bischof-Köhler en el periódico Die Zeit.

El «constructivismo radical» y la «teoría crítica» surgieron de la insistencia de Karl Marx en que la verdadera filosofía no debe reflexionar sobre el mundo, sino cambiarlo: «Los filósofos solo han interpretado el mundo de forma diferente; lo que importa es cambiarlo», declaró Marx.

Estas ideologías no se guían, como las ciencias naturales, por el interés de la objetividad y la verdad, sino que su objetivo es cambiar la sociedad existente. Sin embargo, la ciencia objetiva no debe estar precedida por el dogma o el consenso, sino que debe realizarse una investigación metodológicamente correcta, y esta investigación debe ser abierta.

Por tanto, las teorías de gęnėrø no son ciencias naturales, sino conceptos de acción con la intención de cambiar el mundo. Por supuesto, uno puede construir una realidad adecuada para sí mismo, pero eso no cambia la realidad existente. No obstante, tiene consecuencias dramáticas para nuestro futuro.

Así, Konrad Lorenz escribió en 1982 anticipándose a la ideología de género: «La creencia errónea de que se puede hacer cualquier cosa del hombre […] subyace a los muchos pecados mortales que la humanidad civilizada comete contra la naturaleza del hombre. Debe tener las más perversas consecuencias si una política mundial, junto con la política que de ella se deriva, se basa en una mentira»


Cord Riechelmann, Und sie existiert doch! FAS 43/14

Martine Rothblatt: The Apartheid of Sex 1995,p.21

Ministerium fur Arbeit und Sozialordnung J Familien und Senioren Baden-Wirttemberg

Doris Bischof-Kohler, LMU Munchen, Zeit
Magazin, 6 de junio de 2013

mlwerke.de, Thesen iber Feuerbach

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: