No hables demasiado

Siempre que puedas evita meterte en las charlas inútiles de la gente, porque las charlas de temas mundanos hacen mucho mal, aunque se tengan sin mala voluntad. Lo mundano nos mancha fácilmente y nos desvía del buen camino

Cuántas veces habría sido mejor no hablar participando de charlas mundanas.

Os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, darán cuenta el dia del Juicio (Mateo 12, 36)
(palabra ociosa es la que no hace bien, ni al que la dice ni al que la escucha, San Jerónimo)

Imitación de Cristo (Tomás de Kempis)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s