Santo Sacrificio del Altar

Asistir a la Misa, oh pecadores, y decir a Dios: Señor, por este augusto sacrificio, dejaos apaciguar y atraed hacia Vos mi voluntad rebelde”. Dios escuchará vuestra súplica, y por amor a su Hijo inmolado sobre el altar, inundará vuestra alma de una lluvia de gracias. “La oración de aquél que cierra sus oídos aSigue leyendo “Santo Sacrificio del Altar”

Pena de muerte

Su mención del buen ladrón me recuerda a una objeción común. La gente afirma que es cruel matar a un prisionero y más misericordioso dejarle vivir. ¿Cree usted que esto es verdad? ¿Se convertirían más criminales si vivieran más? Tenemos el ejemplo del buen ladrón en el caso del siglo XX de Claude Newman, unSigue leyendo “Pena de muerte”

Santo Sacrificio

La malicia humana no quita al Santo Sacrificio su carácter de conciliación: Entre los pecadores que se encontraron en el Calvario, solamente algunos se convirtieron dándose golpes de pecho y diciendo: “Este hombre era verdaderamente el Hijo de Dios”. Los otros, obstinados en su maldad, rechazaron los rayos de luz y de misericordia que salíanSigue leyendo “Santo Sacrificio”

Aquel famoso mártir San Lorenzo (256)

logró independizarse del aprecio que sentía hacia su propio obispo, el papa San Sixto, de Roma y del amor que el mundo le ofrecía, y prefirió morir martirizado, quemado en la parrilla por amor al Creador, por hacer su santa voluntad. Prefirió hacer la Voluntad Divina, antes que buscar los consuelos humanos. Aprende pues aSigue leyendo “Aquel famoso mártir San Lorenzo (256)”

Santo Sacrificio de la Misas

El hombre perdona la injuria que ha recibido, si el ofensor le ofrece un buen obsequio o si le hace un gran servicio. Así también Dios nos perdona por el honor que le rendimos asistiendo a la Santa Misa, y por el sublime don que le ofrecemos, por la oblación del Cuerpo y la SangreSigue leyendo “Santo Sacrificio de la Misas”

Jesús disgustado

Es preferible tener a todos los demás de contrarios, que no a Jesús disgustado Quien vive en amistad con Jesucristo es riquísimo. Quién vive sin Él, es pobrísimo. Entre todos los que amas, sólo Jesucristo sea el objeto de tu amor total. A todos hay que amar por Jesús. Y a Jesús hay que amarloSigue leyendo “Jesús disgustado”

Como la luz en la mañana

Los consuelos que provienen solamente de las creaturas, considéralos secundarios e insuficientes. Quien ama a Dios considera secundario lo que no tenga relación directa con Dios. Sólo Dios es eterno, es inmenso y llena el universo entero. Sólo Dios consuela totalmente el espíritu y llena de total alegría al corazón “Tú, Señor, has puesto enSigue leyendo “Como la luz en la mañana”

Santo Sacrificio

Escuchemos las vivas exhortaciones del Apóstol (Hebreos 4, 16). Id apresuraos llenos de confianza ante el trono de la gracia, para recibir allí misericordia y obtener socorro en vuestras necesidades. ¿Cuál es este trono de gracia?, no es el Cielo, puesto que no podemos subir hasta allí; tampoco es el arca de la alianza, queSigue leyendo “Santo Sacrificio”

Pureza de Alma y Rectitud de Intención

Con dos alas se eleva uno sobre las cosas de la tierra: rectitud de intención y pureza. Es necesario tener rectitud en el entendimiento para obrar por fines elevados, y pureza en los afectos. Con la rectitud de intención dirigimos hacia Dios todo lo que hacemos. Con la pureza en los afectos nos independizamos deSigue leyendo “Pureza de Alma y Rectitud de Intención”

Tú que juzgas

Quien es susceptible, o fácil de encolerizarse, hasta lo bueno interpreta mal, y cree fácilmente lo malo (ve ofensas donde no hubo mala intención). Pero quien ama la paz interpreta todo por el aspecto del bien.La persona amante de la paz no vive sospechando de los demás. Pero quién es descontento e inquieto está siempreSigue leyendo “Tú que juzgas”