Cómo comportarnos y cómo pedir lo que se desea

Concédeme amabilísimo Jesús que tu gracia y tu amistad vivan conmigo, trabajen conmigo y me acompañen hasta el fin. Concédeme desear, querer y obrar siempre lo que a ti más te agrada, lo que mejor te parece a ti. Que mi voluntad esté siempre de acuerdo con tu santa voluntad. Que no pueda querer oSigue leyendo “Cómo comportarnos y cómo pedir lo que se desea”

Cómo comportarnos y cómo pedir lo que se desea

Hijo, cuando ores debes decir así: “Señor, si es tu voluntad concédeme esto. Si esto ha de ser para honra tuya que suceda. Señor si ves que este me conviene y me es provechoso, conćedemelo. Pero si ves que me hace daño y que no me ayudará para la salvación de mi alma, quítame delSigue leyendo “Cómo comportarnos y cómo pedir lo que se desea”

Obedecer humildemente a Ejemplo de Cristo

¿Pero qué tiene de raro el que tú, polvo y nada, obedezcas por amor de Dios a superiores de tu misma condición humana, si el Hijo de Dios, Omnipotente y Altísimo “por medio del cual fueron hechas todas las cosas, y sin, él cual, nada de lo que existe podría existir. Se hizo obediente aSigue leyendo “Obedecer humildemente a Ejemplo de Cristo”

La dicha de Servir a Dios, independizandose del mundo

Oh, agradable y santa esclavitud la de servir a Dios, por la cual uno llega a ser libre y verdaderamente santo. Oh servidumbre sagrada de la vida espiritual que al ser humano lo hace semejante a los ángeles del Señor; que nos hace capaces de apaciguar la cólera de Dios; temibles ante los mismos demonios,Sigue leyendo “La dicha de Servir a Dios, independizandose del mundo”

La dicha de Servir a Dios, independizandose del mundo

Gran honra, enorme gloria para mí el lograr dedicarme a tu servicio, relegando a segundo plano todo lo demás. Maravillosas gracias recibirán todos los que se dediquen a tu santo servicio, sometiéndose en todo a Tu Santísima Voluntad Recibirán los mejores consuelos del Espíritu Santo quienes por amor a ti renuncien conseguirán quienes se vayanSigue leyendo “La dicha de Servir a Dios, independizandose del mundo”

La dicha de Servir a Dios, independizandose del mundo

Tuyo es Señor cuanto tengo y todo aquello que te ofrezco y cuánto empleo para servirte. Y siempre me haces más favores y tienes más detalles tú conmigo que los que yo tengo contigo. El cielo y la tierra los creaste para provecho del ser humano. Y aún tus ángeles los destinaste a que nosSigue leyendo “La dicha de Servir a Dios, independizandose del mundo”

La Gracia hay que cubrirla con el manto de la humildad

3:20 A Aquel que tiene poder para realizar todas las cosas incomparablemente mejor de lo que podemos pedir o pensar, conforme al poder que actúa en nosotros,Efesios Conviértenos a ti Señor, para que seamos siempre agradecidos, humildes, piadosos. Porque tú eres nuestra virtud, nuestra fortaleza y nuestra salvación Imitación de Cristo (Tomás de Kempis) 1418Sigue leyendo “La Gracia hay que cubrirla con el manto de la humildad”

La Gracias hay que cubrirla con el manto de la humildad

Si pienso que soy más de lo que soy, o qué puedo más de lo que en verdad soy capaz de hacer o soportar, tú, Señor, me echarías en cara esta falsedad, y mis pecados y debilidades se encargarían de acusarme, sin que yo pudiera negar tan justos cargos. Si reconozco lo que soy, “unSigue leyendo “La Gracias hay que cubrirla con el manto de la humildad”

La Gracias hay que cubrirla con el manto de la humildad

Cristo: Hijo, para ti es más útil y seguro ocultar y no andar haciendo conocer la devoción que sientes, ni hablar de ella, no ponderarla, ni estimarla como muy especial. Más bien debes considerar lo débil que eres y temer no ser fiel a este don que se te ha dado sin ser digno deSigue leyendo “La Gracias hay que cubrirla con el manto de la humildad”

Comprobantes para saber quién es el verdadero amante

No olvides que el enemigo del alma pone todo su esfuerzo en impedirte realizar tus buenos deseos y propósitos y en hacerte abandonar los ejercicios de piedad, por ej.: La oración y veneración a los santos, la meditación en la pasión y Muerte de tu Señor, el recuerdo y arrepentimiento de tus pecados, la mortificaciónSigue leyendo “Comprobantes para saber quién es el verdadero amante”