Metanoia

μετανοῖεν

Debemos renovar todos los días nuestro buen propósito, excitándonos al fervor, como si fuera el primer día de nuestra conversión, de esta forma:

Ayúdame Señor, a cumplir mis buenos propósitos, y a dedicarme a tu santo servicio. Concédeme la gracia de empezar en este día, una verdadera vida de perfección porque lo que he hecho hasta hoy, es poca cosa

Imitación de Cristo (Tomás de Kempis)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s