Orar es una necesidad vital



si no nos dejamos llevar por el Espíritu caemos en la esclavitud del pecado (cf Ga 5, 16-25) ¿Cómo puede el Espíritu Santo ser “vida nuestra”, si nuestro corazón está lejos de él? «Nada vale como la oración: hace posible lo que es imposible, fácil lo que es difícil []. Es imposible [] que el hombre [] que ora [] pueda pecar» (San Juan Crisóstomo, De Anna, sermón 4, 5)

«Quien ora se salva ciertamente, quien no ora se condena ciertamente» (San Alfonso María de Ligorio, Del gran mezzo della preghiera, pars 1, c 1))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s