Un sacerdocio externo, visible…

Por eso el sacerdocio externo y visible de Jesucristo se transmite en la Iglesia, no de manera universal, genérica e indeterminada, sino que es conferido a los individuos elegidos, con la generación espiritual del orden, uno de los siete sacramentos, el cual confiere no sólo una gracia particular, propia de este estado y oficio, sinoSigue leyendo «Un sacerdocio externo, visible…»

Destrucción Creativa de la sociedad por el nihilismo

Destrucción creativa La forma en que el hombre moderno experimenta el mundo se abre a la batalla cultural. Ello es así porque únicamente bajo la experiencia de la cultura como un campo de acción diferenciado, consciente de sí, que es abierto, a su vez, al dominio de un hombre capaz de ponerse al frente deSigue leyendo «Destrucción Creativa de la sociedad por el nihilismo»

Sobre la primera ola feminista

Suele tomarse como obra fundacional de la primera ola feminista al libro Vindicación de los derechos de la mujer, de la inglesa Mary Wollstonecraft, centrado en la igualdad de inteligencia entre hombres y mujeres y en una reivindicación de la educación femenina. Nacida en 1759 y fallecida en 1797, Wollstonecraft trasciende como una de lasSigue leyendo «Sobre la primera ola feminista»

En el obscuro Medievo

Armenia católica David de Sasún poema e Historia (en armenio, Սասունցի Դավիթ: Sasuntsi Davit) es el héroe principal del poema épico nacional de Armenia Los temerarios de Sasún, quienes expulsaran a los invasores árabes de Armenia. David, lideró una insurrección contra los invasores árabes, que dominaron Armenia entre el 640 y 886 d.C.

Multiverso y el juego de la vida de John Conway

¿Dios existe? 5 vias Santo Tomás de Aquino 5 vía, consideración Quinto, porque, además de lo anterior, también quedaría en pie para los multiversos el problema de las leyes maestras: siempre nos encontraremos con unas leyes fundamentales y matemáticamente configurables que condicionan el conjunto y que deben ser no de cualquier modo posible sino deSigue leyendo «Multiverso y el juego de la vida de John Conway»

El desarrollo feudal

Lo cierto es que el monarca feudal, principal terrateniente del reino es, al unísono, un político y un vicario de Dios, y por ello le está encomendado hacer justicia en su comunidad. Pero no se trata de un monarca absoluto, ni mucho menos: el poder, fragmentado y disperso como aquí se ve, se le escurreSigue leyendo «El desarrollo feudal»

Si Dios cuidara de nosotros, ¿podría existir el mal moral o el pecado?

Sí; porque Dios no es la causa. Al contrario, lo detesta y castiga; pero lo permite para dejar al hombre el uso de su libre albedrío y para sacar bien del mal. Dios no es la causa del mal moral: Dios nos dio la libertad, lo cual es un bien; el pecado es el abusoSigue leyendo «Si Dios cuidara de nosotros, ¿podría existir el mal moral o el pecado?»

¿De qué naturaleza es la influencia vital de la humanidad de Cristo sobre nosotros? ¿Se trata de un influjo físico o solamente moral, por sus méritos y satisfacciones, o de cualquier otro modo por el estilo?

Los teólogos están divididos. Algunos afirman que se trata solamente de un influjo moral. La escuela tomista afirma con fuerza la influencia física de la humanidad de Cristo, como simple extensión de su teoría sobre la causalidad física de los sacramentos en la producción de la gracia. Porque si los sacramentos, instrumentos separados de Cristo,Sigue leyendo «¿De qué naturaleza es la influencia vital de la humanidad de Cristo sobre nosotros? ¿Se trata de un influjo físico o solamente moral, por sus méritos y satisfacciones, o de cualquier otro modo por el estilo?»

Las principales religiones del mundo

Cristianismo Origen histórico El Cristianismo se inició en el siglo I, en el seno judaico del Imperio Romano, con el ministerio mesiánico de Jesús de Nazareth, llamado “el Cristo” (salvador). Fue condenado a muerte por las autoridades políticas y religiosas de su tiempo bajo los cargos de blasfemia (al proclamarse “Hijo de Dios”) y usurpaciónSigue leyendo «Las principales religiones del mundo»

La preocupación por la juventud

En cuarto lugar, y para obtener más fácilmente lo que intentamos, con el mayor encarecimiento encomendamos a vuestra fe y a vuestros desvelos la juventud, esperanza de la sociedad. Poned en su educación vuestro principal cuidado, y nunca, por más que hagáis, creáis haber hecho lo bastante para preservar a la adolescencia de las escuelasSigue leyendo «La preocupación por la juventud»