Ayuno y oración

Evangelio según san Mateo, 6: 1 6- 1 6 «Y cuando ayunéis, no os pongáis tristes como los hipócritas. Desfiguran sus rostros para hacer ver a los hombres que ayunan. En verdad os digo que recibieron su galardón». (v. 16) Si el que ayuna aparece triste, es un hipócrita, pero ccuánto peor es el queSigue leyendo «Ayuno y oración»

La oración sin el ayuno es flaca y enferma

Evangelio según san Mateo, 6: 1 6- 1 6 «Y cuando ayunéis, no os pongáis tristes como los hipócritas. Desfiguran sus rostros para hacer ver a los hombres que ayunan. En verdad os digo que recibieron su galardón». (v. 16) Como la oración es fuerte cuando se hace con un espíritu humilde y con unSigue leyendo «La oración sin el ayuno es flaca y enferma»

A ti, todo el honor y gloria

Evangelio según san Mateo, 6: 13- 13 «Y no nos dejes caer en la tentación. Mas líbranos de mal. Amén». (v. 13) Cualesquiera otras palabras que digamos, que forman los afectos del que ora, o precediendo para que resplandezcan, o siguiendo para que crezcan, nada podemos añadir que no esté comprendido en esta oración dominical,Sigue leyendo «A ti, todo el honor y gloria»

Padre nuestro

Evangelio según san Mateo, 6: 13- 13 «Y no nos dejes caer en la tentación. Mas líbranos de mal. Amén». (v. 13) Qué de extraño tiene, si tal oración es la que Dios enseñó, que con una maestria sin igual recopile todas nuestras preces en tan saludables palabras? De aquí el que se dijo porSigue leyendo «Padre nuestro»

Amén

Evangelio según san Mateo, 6: 13- 13 Y no nos dejes caer en la tentación. Mas líbranos de mal. Amén». (v. 13) Y esto último que está puesto en la oración dominical, se conoce tan claramente, que el hombre cristiano en cualquier tribulación en que se encuentre, puede dar gemidos por medio de ella, ySigue leyendo «Amén»

Nada me falta

Evangelio según san Mateo, 6: 1 3- 13 «Y no nos dejes caer en la tentación. Mas líbranos de mal. Amén». (v. 13) Después de todas las cosas ya dichas, al final de la oración viene la cláusula que concluye todas nuestras preces, recopilada con una brevedad admirable. Nada queda ya que deba pedirse alSigue leyendo «Nada me falta»

Una guerra declarada

Evangelio según san Mateo, 6: 13- 13 «Y no nos dejes caer en la tentación. Mas líbranos de mal. Amén». (V. 13) Aquí se llama mal al demonio por su excesiva malicia, que no proviene de su naturaleza sino de su elección y por la guerra implacable que nos tiene declarada. Por esto se dice:Sigue leyendo «Una guerra declarada»

Líbranos del mal

Evangelio según san Mateo, 6: 1 3- 1 3 «Y no nos dejes caer en la tentación. Mas lbranos de mal. Amén». (v. 13) Aquí se llama mal al demonio por su excesiva malicia, que no proviene de su naturaleza sino de su elección y por la guerra implacable que nos tiene declarada. Por estoSigue leyendo «Líbranos del mal»

Líbranos del mal

Evangelio según san Mateo, 6: 13- 13 «Y no nos dejes caer en la tentación. Mas líbranos de mal. Amén». (v. 13) Debemos pedir, no sólo el no caer en el mal cuando no hemos caído, sino también el librarnos de él cuando hayamos caído, y por ello sigue: «Mas líbranos del mal» San Agustín,Sigue leyendo «Líbranos del mal»