¿Dios existe?

¿Dios existe?

5 vias Santo Tomás de Aquino
2 vía, consideración

Este argumento se basa en la idea de que la relación causa- efecto parte de la realidad. Pero ello es absolutamente erróneo ya que la causalidad es una inducción subjetiva de nuestra mente y no un principio objetivo de la realidad. Lo que llamamos relación causal no es más que una abstracción que utilizamos para ordenar las regularidades que observamos en nuestra experiencia particular, de modo que no es posible demostrar que la relación causa- efecto es una relación real, objetiva y universal. Luego, no se prueba la conclusión de la segunda vía. Respuesta: Quien sepa algo de historia de la filosofía ya se habrá dado cuenta de que la base de esta objeción es la famosa crítica al principio de causalidad formulada por el filósofo escocés David Hume. De acuerdo con Hume la causalidad no es algo objetivo que existe en la realidad sino más bien una invención subjetiva de nuestra mente. Por tanto, en su visión, no hay verificación racional posible para el principio de causalidad. Establecemos causalidades por hábito. Es el hábito el que nos dice que de una cosa se sigue otra. Pero todo puede cambiar, no hay nada asegurado. Vemos salir el sol, pero nada nos asegura que también saldrá mañana. Solo lo pensamos por hábito. Si empujamos algo se deslizará. “Causa- efecto”, diríamos nosotros. “Hábito”, diría Hume. Precisando, entonces, para Hume la causalidad no es otra cosa que una idea subjetiva que generamos por hábito cuando observamos sucesiones repetidas de fenómenos ordenados temporalmente. No existe objetivamente. “Suponemos una conexión real e inteligible entre ellos (los objetos) pero dicha conexión no es otra cosa que una cualidad solo perteneciente al espíritu de quien los considera”, escribe Hume (4). En primer lugar hay que decir que, tomada al pie de la letra, la filosofía de Hume no solo hace imposibles la ciencia y el pensamiento también toda nuestra vida práctica! Es decir, si en realidad no tomásemos en serio la relación causa- efecto, simplemente no nos levantaríamos de la cama para iniciar nuestro día, ni tomaríamos el bus para llegar a nuestro centro de trabajo o estudio, ni estudiaríamos para nuestros exámenes, ni tendríamos en cuenta la hora… “¿ Para qué si al final de cuentas no hay una conexión causal objetiva entre lo uno y lo otro?”, pensaríamos. Pero nadie actúa en base a eso. Y es en virtud de lo anterior que el propio Hume se ve obligado a aceptar que en la práctica las personas debemos pensar en términos de causa- efecto y creer en la validez de nuestras percepciones para no enloquecer. Obviamente ello no refuta la filosofía de Hume, pero muestra su impracticabilidad, lo cual ya es un paso importante

¿DIOS EXISTE?: El libro que todo creyente deberá (y todo ateo temerá) leer. Dante A. Urbina

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: