¿Dios existe?



5 vias Santo Tomás de Aquino
3 vía, consideración

Es falso que los seres contingentes requieran de un Ser Subsistente para poder existir porque en realidad ellos mismos se dan continuamente la existencia unos a otros por medio de una cadena circular de dependencia ontológica, siendo en su conjunto subsistentes. Incluso más, la ciencia ha demostrado la posibilidad de un universo cíclico que se autogenera constantemente por medio de un proceso continuo de expansión (Big Bang) y contracción (Big Crunch). Luego, no se prueba la conclusión de la tercera vía.

Respuesta: Es absolutamente erróneo pensar que la existencia de los seres contingentes se puede explicar del todo solo con decir que “se dan continuamente la existencia unos a otros por medio de una cadena circular de dependencia ontológica”. Y es que aquí estamos hablando de un problema de contenido antes que de un problema de forma. En efecto, no se trata de si la cadena de dependencia ontológica es lineal o circular y tampoco de si es cierta la teoría A o la teoría B del tiempo (7), sino más bien de que es una absoluta imposibilidad metafísica el que los meros seres contingentes puedan darnos el fundamento último del ser. La suma de lo contingente jamás podrá darnos lo subsistente. Multipliquemos ceros hasta el infinito, y no obtendremos nunca una cantidad positiva. Reunamos a todos los ciegos del mundo, y no tendremos ninguno que vea. Las antorchas apagadas nunca darán luz, por numerosas que las supongamos. Como vemos, los problemas anteriores no se resuelven por el solo hecho de que agrupemos circularmente o de modo cíclico a los seres y digamos luego que “se dan continuamente la existencia unos a otros”, ya que el pretendido “círculo de dependencia ontológica” no es ontológicamente independiente de los seres que lo componen.

En todo caso habría que decir que la analogía del círculo podría a lo más explicar en parte la dinámica de la dependencia ontológica pero no su fundamento. Precisamente este es el sustancial aspecto que ignoran muchos antiteístas cuando oponen al argumento tomista ejemplos hipotéticos como el siguiente del filósofo Graham Oppy: Pensemos en “un mundo en el cual no hay más que dos seres contingentes, A y B: supongamos que la salida de la existencia de A trae a la existencia a B, y la salida de la existencia de B trae a la existencia a A. Por supuesto, no necesitamos suponer que el tiempo pasado es infinito para hacer que esta historia funcione: podríamos ajustar la infinita serie de alternancias entre A y B en una estructura Big Bang estándar, a condición de que los intervalos en los que A y B existen se hacen más cortos y más cortos a medida que se acercan al origen temporal”

¿DIOS EXISTE?: El libro que todo creyente deberá (y todo ateo temerá) leer. Dante A. Urbina

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: