X = Y



Esquemáticamente podríamos decir que si por un lado establecemos una relación necesaria entre X e Y, y por otro lado establecemos la existencia de X, entonces tenemos asegurada la existencia de Y en virtud del principio de no contradicción: si X es necesariamente Y, e Y es necesariamente X, no puede suceder que exista X sin que exista Y.

Ahora bien, en nuestro argumento X es el Ser Necesario e Y el Ser Realísimo. De esta manera tenemos que en nuestra prueba de la existencia de Dios a partir de la contingencia de los seres el razonamiento va primero de la experiencia a la existencia real de un Ser Necesario, y de la existencia real de un Ser Necesario a la existencia real del Ser Realísimo (Dios), con la mediación de la noción de la identidad entre la esencia del Ente Necesario y el Ser Subsistente, y de la identidad entre el Ser Subsistente y el Ser Realísimo. No hay aquí argumento ontológico alguno.

Queda, pues, en pie la tercera vía

¿DIOS EXISTE?: El libro que todo creyente deberá (y todo ateo temerá) leer. Dante A. Urbina

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: