Pornografía y la educación sėxūªl integral


Los peligros de la pornografía, muchas veces al alcance de la mano de niños y adolescentes por culpa de padres descuidados o ingenuos, es una realidad que no podemos ignorar en los tiempos que corren. Los jóvenes y adolescentes de hoy están cada vez más expuestos a este peligro y por eso toda educación que apunte al desarrollo completo de la persona debe no solo prevenir, sino también curar. Además, que la pornografía sea tan accesible con las nuevas tecnologías hace que se distorsione de forma muy notable la visión real de la sexualidad en la mente de un adolescente. No porque sí Ignacio Munilla enseña que la educación del adolescente en una equilibrada visión de la sexualidad no puede dejar de lado la educación sobre el uso adecuado del internet. Los padres deben ser muy cuidadosos y tomar toda medida necesaria para que sus hijos no sean corrompidos por este mal, especialmente teniendo en cuenta que la edad promedio en la que un niño es expuesto por primera vez a estas imágenes es a los 12 años.

La neurología ha revelado que el efecto de la pornografía en el cerebro humano es tan potente como el efecto de sustancias químicas adictivas tales como la cocaína o la heroína.

Además de su efecto adictivo, hay algo más peligroso aún. El tejido cerebral envuelto en la experiencia sexual, incluyendo la pornografía, es muy maleable de por sí. ¿Qué significa esto? Muchas veces las imágenes sexüªles contienen otros elementos, tales como la vīølencia, tørturå o ciertas aberraciones sexüªles, lo cual influye en los circuitos neuronales, de tal manera que en el futuro es la vīølencia u otras aberraciones sexuales lo que excita sexualmente a la persona.

Esto explica el cómo una persona puede llegar a ciertas prácticas sexüªles aberrantes, en gran parte causado por el consumo de pornografía violenta y sadø masœquìsta, cuyas imágenes quedan impresas en la mente de la persona

Es sumamente preocupante que los programas de ESI ni siquiera mencionen el problema de la pornografía, siendo que supuestamente están para educar al joven en la sexualidad.

No porque sí, tal vez, un taller de capacitación de ESI ofrecido en el 2016 se tituló de hecho “Educar al porno o pornificar la educación”. Según el anuncio oficial, una de las actividades grupales a realizar en el taller de formación eran el “analizar videos porno y materiales oficiales de ESI, poniéndolos en relación a partir de estos ejes”. Es decir, los mismos proponentes de la ESI admiten una relación intrínseca entre la educación sexual y la pornografía. No es de sorprender entonces que ni se la mencione como un mal a evitar. Estos elementos mencionados en este capítulo deberían ser más que suficientes para ayudar a padres a replantearse su postura con respecto a la ESI impartida en instituciones educativas. La situación es muy seria, ya que se trata de una embestida ideológica propuesta por el marxismo cultural, con lo cual no se busca más que una destrucción de nuestra civilización y de todos los valores que se han fomentado en ella.

En su libro sobre Sėxô con alma y cuerpo, José Ignacio Munilla contundentemente resume a qué apunta la educación sėxūªl contemporánea: “La gran mayoría de los cursos de educación afectivo- sėxūªl que se imparten en la red de enseñanza pública son abiertamente antinaturales por haber asumido la ideología de género. No ofrecen una educación sęxüal sino una mera enseñanza de la práctica genital”. Y la gran pregunta a todos los padres es: si la gran mayoría de los cursos de educación sexual que se imparten son abiertamente antinaturales por haber asumido la ideología de género y no ofrecen una educación sexual sino una mera enseñanza de la práctica genital ¿Qué vamos a hacer? Porque no nos olvidemos que esta “liberación sexual” del niño se debe a que forma parte del programa marxista revolucionario para destruir la familia y el matrimonio. ¿Cómo se realiza esto? Por medio del divorcio, de nuevas “formas familiares” (LÂGBĘT), la liberación de la mujer (fēmïnïsmo radical) y la liberación de los niños de sus padres.

Esto se manifiesta más profundamente que cualquier otra cosa en la liberación sexual consentida (incluso manteniendo relaciones sexuales con adultos: la pèdōfïlįå) y en la enseñanza sobre el abõrtø y la anticoncepción como derechos humanos. ¿Queda más claro ahora el por qué el contenido de la ESI radica en estos temas?

Bennett Morgan «The New Narcotic» Public Discourse, Oct 9, 2013, https://www.thepublicdiscour-se.com/2013/10/10846/

Doidge, Norman

http://escritoshereticos.blogspot.com/2016/06/educar-al-porno-o-pornificar-la html

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: