La configuración con Cristo



Hay que atribuir a la humanidad de Cristo triunfante todas las prerrogativas que tenía acá en la tierra que no sean incompatibles con el estado de gloria; pero la causalidad física instrumental es perfectamente compatible con el estado de gloria; luego, sin duda, la tiene. De otra manera, esa humanidad santísima sería menos perfecta en el cielo que lo fué en la tierra.

El plan de la Encarnación resulta más bello a base de esta teoría. Con ella la acción física de Jesús no queda restringida tan sólo a la Eucaristía. En todas partes, siempre, y con relación a toda clase de gracias, aparece Cristo con su influencia bienhechora llenándonos de bendiciones.

No hay una sola alma, un solo pueblo, que no sea físicamente visitado por el Hombre-Dios. Es el prolongamiento sin fin, a través de los siglos, de aquel que pasó por el mundo haciendo bien y sanando a todos (Act. 10,38), que resume de manera tan emocionante el paso del Hijo de Dios por este valle de lágrimas y de miserias

P. HUGON La causalité instruméntale en Théologie (París 1007), sobre todo el capítulo 3, «La causalité instrumental de rhumanité Saint de Jésus», y el magnífico estudio del 1′. SAURAS El Cuerpo místico de Cristo (BAC, 1952) c.2 a.3.

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: