Cornelia Pieper


Quien combate al hombre, combate también a la mujer No solo se está criando un nuevo género oprimido, sino también una mujer arrogante y engreída que se considera a sí misma como grandiosa, pero a los hombres como al último mono. ¿Se le ayuda a la mujer con esto? Porque como los géneros están relacionados dialécticamente entre sí, quien destruye al hombre, por supuesto también destruye a la mujer. El que pisotea al hombre también pisotea a la mujer; el que combate al hombre también combate a la mujer. Quien destruye un género, en realidad destruye a ambos:

Este es el verdadero secreto del programa de reeducación llamado «emancipación», y nuestros «liberadores femeninos» profesionales lo han pasado por alto, lamentablemente. Lo cual es también la razón por la que en realidad los «liberadores de las mujeres» son los peores misóginos, y no los hombres. Las consecuencias saltan a la vista: como a los géneros se les permite vivir cada vez menos de acuerdo con sus necesidades naturales, los hombres degeneran en nenas con moño y las mujeres en furias obsesionadas con la carrera profesional que ya no tienen tiempo para la familia y los hijos y consideran a sus maridos, al menos en secreto, como la última de las basuras. Las consecuencias son una sociedad destruida y vidas destruidas, tanto de hombres como de mujeres.

La basura de la evolución ¿Quiere un ejemplo? Cornelia Pieper fue «una de las mujeres fuertes de la junta directiva del partido liberal FDP bajo el mandato de Guido Westerwelle» y una «campeona de la emancipación», según elogió en su día Bunte. Pero para Pieper, los hombres eran algo así como la basura de la evolución: No se puede «reeducar» al hombre, la citó Bunte: «Mientras la mujer está en constante desarrollo y hoy reúne en sí misma todos los rasgos y roles, masculinos y femeninos, y puede realizarse en todos los ámbitos, el hombre se quedó en su etapa de desarrollo. Como medio ser. […] Sigue siendo solo masculino y se cierra a las cualidades femeninas como la tolerancia, la sensibilidad, la emotividad. En otras palabras, está—en sentido estricto— inacabado y ha sido «superado» por la evolución y el espíritu del género femenino. Lo cual es, por supuesto, una tontería sin fundamento, porque la evolución funciona mucho más lentamente que las campañas de emancipación de la corrección política.

Bunte, 31 z00/, cilado segun delcnmonie. Die Genderung der Welt

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: