Sociedad de consumo

Colores, formas, texturas, diseños, tamaños, estilos, imágenes, sonidos: variables a combinar incesantemente para producir diferencias que empiezan a valorarse aún más que la propia funcionalidad del objeto de consumo y que ya no son parte de la cosa, sino agregados aleatorios, nimiedades intercambiables, que no reflejan ni una belleza estética externa al producto ni unaSigue leyendo «Sociedad de consumo»

Familia soviética y el aborto cómo «método anticonceptivo»URSS el 1er país en legalizarlo

Ahora bien, en el período stalinista se tuvo que dar un giro de trescientos sesenta grados creando el conocido mito de la “familia soviética” —el cual buscó propagar una imagen distorsiva de la realidad familiar soviética, en la cual aquélla estaba imbuida de valores morales superiores a la occidental — por razones claras: Rusia habíaSigue leyendo «Familia soviética y el aborto cómo «método anticonceptivo»URSS el 1er país en legalizarlo»

Sociedad de consumo y su manipulación

La perspectiva de Baudrillard va en un sentido similar. La sociedad de consumo, según este, es aquella que se diferencia a partir de los objetos a consumir, que funcionan como un sistema de signos. Lo importante en la sociedad de consumo no es tanto la utilidad de los objetos (limitada por definición) cuanto las representacionesSigue leyendo «Sociedad de consumo y su manipulación»

El clasismo y el racismo son primos hermanos.

Ambos guardan la misma lógica de crear en un plano abstracto colectivos de personas en función de determinados caracteres, pretender su enfrentamiento incondicional y promover entre ellos, a la postre, un odio visceral. El citado folleto de los pedagogos soviéticos da cuenta de esto cuando sentencia que el Partido tiene “el derecho total e incondicionalSigue leyendo «El clasismo y el racismo son primos hermanos.»

Sociedad de Consumocrédito, el subsidio y la dádiva estatal

Con el crédito, pero también con el subsidio y la dádiva estatal, la adquisición se separa del trabajo, el esfuerzo y el ahorro. El modelo causal esfuerzo-recompensa (que redundaba en ahorro, o bien que tenía a este como condición intermedia) es sustituido, en el mejor de los casos, por su inversión lógica: recompensa-esfuerzo (que redundaSigue leyendo «Sociedad de Consumocrédito, el subsidio y la dádiva estatal»

La sociedad de consumo

emerge a partir de un giro axial que va de la producción al consumo. Su formación es contemporánea con el keynesianismo, y con respecto a la doctrina de Keynes no es accidental sino esencial. De una ética basada en la producción se va pasando rápidamente a una ética basada en el consumo. El capitalismo queSigue leyendo «La sociedad de consumo»

La vida sexûâl y el comûnïsmo

Toda la vida sēxûąl estaba reducida a los dictados del materialismo dialéctico y, por lo tanto, completamente ideologizada. El sēxō, algo tan íntimo y personal, se colectivizaba y pasaba a depender de las lecturas clasistas que se constituyeron como una suerte de religión oficial. Un folleto de la época editado por el Instituto Comunista YákovSigue leyendo «La vida sexûâl y el comûnïsmo»

La vida sexûâl en Rusia Cømunista

Estos delirios de “comunismo sexûâl” incluían marchas de la desnudez, “ligas de amor libre”, proyectos de instalación de cabinas públicas para tener relaciones sexûãles, entre otras ideas cuyo trasfondo era el más sórdido materialismo que reducía la experiencia del amor a una necesidad fisiológica más que, como tal, el Estado debía atender y planificar. TanSigue leyendo «La vida sexûâl en Rusia Cømunista»

La mujer pertenece al estado

Existe un “decreto” de la época, de la ciudad de Vladimir (hubo otro similar en Saratov), que proponía una “socialización de las mujeres”, y que ilustra la mentalidad que el sociąlīsmo había generado: “A partir de los dieciocho años de edad, toda muchacha queda declarada de propiedad estatal. Toda muchacha que alcance la edad deSigue leyendo «La mujer pertenece al estado»

Fēminįsmo y sociąlīsmo

la implementación de las ideas fëminīztas que engendró el marxismo, y que éste tuvo oportunidad de poner en práctica con la experiencia de la Unión Soviética a partir de 1917. En efecto, si la propiedad privada fue el origen del pątriarcado, la progresiva abolición de dicho régimen económico debería haber traído la cacareada “libęrāción deSigue leyendo «Fēminįsmo y sociąlīsmo»