La hipótesis multiverso


La idea central aquí es que la función de onda que se da a partir del estado de “vacío cuántico” inicial del Cosmos genera de por sí muchos universos que realmente existen. Así, en ese esquema, “hay muchos estados posibles del vacío y cada uno de ellos puede constituir un universo con sus propias leyes, constantes y condiciones iniciales”. De este modo, el “ajuste fino” que observamos en nuestro universo deja de ser sorprendente ya que en realidad existe un número increíblemente grande de universos y por “suerte” nos ha tocado vivir en uno con las condiciones necesarias. Pues bien, la primera crítica que se puede hacer a la teoría M -al menos en su variante multiverso tal como la sostienen Kaku, Susskind y Hawking – es que no es científica.

En efecto, tal como explica el epistemólogo Karl Popper en su obra La Lógica de la Investigación Científica (1934), toda teoría científica debe poder ser contrastada con la realidad para constituirse como tal y la teoría M, al plantear la existencia de otros universos inaccesibles a nuestra experiencia, no cumple con dicha condición. Por tanto, debe ser rechazada como teoría científica. No es raro, entonces, que el gran cosmólogo George Ellis, criticando el planteamiento multiverso de Susskind, diga: “Un grupo de físicos y cosmólogos de peso pretenden hoy en día comprobar la existencia de otros dominios de universos en expansión, aunque no hay manera de observarlos, ni existe posibilidad alguna de poner a prueba su supuesta naturaleza, a no ser de la manera más tenue e indirecta.

¿Cómo puede esto ser una propuesta científica, si el núcleo de la ciencia es contrastar teorías con la evidencia empírica?”. Por su parte, el profesor John Auping es incluso más duro. En su libro Una Revisión de las Teorías Sobre el Origen y la Evolución del Universo, refiriéndose a la hipótesis multiverso de Susskind y Kaku, dice: “No voy a detenerme en un análisis de esta teoría- ficción, porque en mi libro evalúo hipótesis científicas, no teorías ficción”.

A decir verdad este es un problema que viene arrastrándose desde la teoría de las cuerdas. Y es que esta teoría, si bien es matemáticamente consistente, al tener que postular la existencia de otras dimensiones inobservables para poder funcionar, se convierte en incontrastable con la realidad empírica y, por tanto, en no científica. De ahí que Peter Woit diga que la teoría de las cuerdas es “matemática, no física”, y que John Horgan, en su libro Misticismo Racional (2003), la defina como “ciencia ficción en forma de matemática”. No menos duro será Daniel Friedan, fundador de uno de los grupos más conocidos de teóricos de cuerdas: “La confiabilidad de la teoría de las cuerdas no puede ser evaluada, mucho menos establecida. La teoría de las cuerdas no tiene credibilidad como teoría de física”.

Igualmente claro es el reconocido físico estadounidense Richard Feynman cuando, en una entrevista que le hicieron en 1987 (un año antes de su muerte), declaró: “Yo pienso que todo esto de las cuerdas es un disparate y va en la dirección equivocada. (…) No me gusta que los teóricos de las cuerdas no verifiquen sus ideas. No me parece que cada vez que algo es refutado por un experimento, ellos cocinan una explicación, para arreglar el problema. (..) Por ejemplo, la teoría requiere diez dimensiones. Tal vez exista una manera de enrollar seis de las diez dimensiones. Esto es matemáticamente posible, pero ¿por qué no siete? Cuando escriben sus ecuaciones, éstas deberían de decidir cuántas dimensiones queden enrolladas, no el deseo de estar de acuerdo con experimentos. (…) La teoría de las cuerdas no produce
con experimentos. (…) La teoría de las cuerdas no produce nada, debe ser excusada la mayor parte del tiempo, no parece correcta”. Así, a decir verdad, con esto de la teoría de las cuerdas varios físicos terminan pareciendo perros persiguiendo su (imaginaria y matemática) cola. El otro gran problema de la teoría M es que se basa en una interpretación sumamente arbitraria (por no decir evidentemente errónea) del indeterminismo cuántico.

Peter Woit, Not Even Wrong, Ed Basic Books 2006, p. 158.

Lee Smolin The Trouble with Physics, Ed Houghton Mifflin, 2006, p. 116

Peter Woit, Not Even Wrong, Ed Basic Books 2006,p. 215

John Auping Birch, J Una Revision de las Teorias Sobre el Origen la Evolución del Universo, Universidad Iberoamericana, México, 2009, p 389

Enrique Romerales, «Universos Múltiples versus Creación Inteligente», Bajo Palabra,
Época II, no 5 2010, p. 471 .

Michio Kaku, Parallel Worlds: The Science of Alternative Universes and our Future in the Cos-
mos Ed Penguin Books, 2005.

Leonard Susskind, The Cosmic Landscape:
String Theory and the Illusion of Intelligent De-
sign, Ed Little Brown, New York, 2006. .

Stephen Hawking and Leonard Mlodinow, The Great Design, Ed Bantam Books, 2010.

George Ellis, «Physics Ain’t WhatIt Used To Be» Nature, no 438, 2005, pp. S 739-740.

John Auping Birch, Una Revisión de las Teorias Sobre el Origen la Evolución del Universo,
Universidad Iberoamericana México, 2009, p. 395

Peter Woit, Not Even Wrong, Basic Books, 2006, P. O 192

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: