Levántate y Come del Pan de Vida

Elias y el descubrimiento y necesidad de ser alimentados de Dios

1 Reyes 19, 5-7

19:4  Anduvo por el desierto una jornada de camino, hasta llegar y sentarse bajo una retama. Imploró la muerte y dijo: «¡Ya es demasiado, Yahvé! ¡Toma mi vida, pues no soy mejor que mis padres!»
19:5  Se recostó y quedó dormido bajo una retama, pero un ángel le tocó y le dijo: «Levántate y come.»
19:6  Miró y a su cabecera había una torta cocida sobre piedras calientes y un jarro de agua. Comió y bebió y se volvió a recostar.
19:7  El ángel de Yahvé volvió segunda vez, lo tocó y le dijo: «Levántate y come, pues el camino ante ti es muy largo.»
19:8  Se levantó, comió y bebió, y con la fuerza de aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta el monte de Dios, el Horeb.

Elías fué alimentado para obtener fuerzas, al momento de presentar la flaqueza que como humano padecía, pero nuestro buen Dios, siempre preocupado de la alimentación a su creatura, le da el Pan, pero aquél Pan de Vida que realmente necesitamos sen encontraba en medio del Jardín del Edén, y por consumir el Fruto del Árbol de la ciencia del bien y del mal, nos fué separada, para no mantenernos eternamente en el pecado, y aquellos a los que se mantengan con fé, el Señor nos dará como menciona en el Apocalipsis

2:7  El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias: al vencedor le daré a comer del árbol de la vida, que está en el Paraíso de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s