Categoría: Santísima Trinidad

Hoy



Aprendemos a orar en ciertos momentos escuchando la Palabra del Señor y participando en su Misterio Pascual; pero, en todo tiempo, en los acontecimientos de cada día, su Espíritu se nos ofrece para que brote la oración. La enseñanza de Jesús sobre la oración a nuestro Padre está en la misma línea que la de la Providencia (cf. Mt 6, 11 34): el tiempo está en las manos del Padre; lo encontramos en el presente, ni ayer ni mañana, sino hoy: “¡Ojalá oyerais hoy su voz!: No endurezcáis vuestro corazón” (Sal 95, 7-8)

Orar en los acontecimientos de cada día y de cada instante es uno de los secretos del Reino revelados a los “pequeños”, a los servidores de Cristo, a los pobres de las bienaventuranzas. Es justo y bueno orar para que la venida del Reino de justicia y de paz influya en la marcha de la historia, pero también es importante impregnar de oración las humildes situaciones cotidianas. Todas las formas de oración pueden ser la levadura con la que el Señor compara el Reino (cf Lc 13, 20-21).

Catacumbas de San Calixto


Cripta de los papas (9 papas y 8 obispos del siglo III) (Constantino y su edicto de milán fué en el 313)
placa conmemorativa mandada a escribir por el Papa Dámaso I, (Portugal, 304 – Roma, 11 de diciembre, 384) para el dia de nacimiento de la vida eterna de Sixto II (año 222), escrito para los peregrinos que llegaban a las catacumbas
“si lo buscan aquí reposa reunida una muchedumbre de santos, los sepulcros venerados guardan sus cuerpos, mientras que el rey del cielo acogió sus almas elegidas, aquí están los compañeros de sixto que triunfaron sobre el perseguidor, aquí yo también Dámaso, lo confieso hubiera querido ser sepultado, pero tuve miedo de estorbar las cenizas de los santos”

Silencio


Quien desee tener una vida interior y espiritual, tiene que hacer como Jesús: apartarse frecuentemente de la muchedumbre para irse a la soledad a orar.
Sólo estará seguro en público quién sabe pasar buen tiempo en la soledad
Sólo sabe hablar bien, aquel que sabe callar bien
Sólo podrá ser buen superior, aquel quien sabe ser buen inferior
Sólo sabe mandar bien, quien aprendió a obedecer bien
Sólo tiene alegría completa y segura quien tiene la conciencia tranquila

Cruz


San Pablo dice: Jamás me gloriaré a no ser en la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo (Gal 6, 14). Por su muerte en la Cruz, Cristo nos salvó, la Cruz es símbolo del amor de Cristo por nosotros. La Cruz nos recuerda lo que hizo Cristo por nosotros y su victoria sobre el diablo y el infierno, por esta razón las víctimas del error no quieren la cruz. La Biblia habla siempre de una manera positiva de la Cruz de Cristo. Rechazar la Cruz de Cristo es contrario a la verdadera Biblia (Efesios 2,16)

Amor a la soledad y al silencio

Busca tiempo oportuno para ocuparte de ti mismo, y con frecuencia recuerda y piensa en los beneficios de Dios

Deja las lecturas inútiles de mera curiosidad. Lee tales cosas que e sirvan más para arrepentirte que para divertirte, que te sirvan más para conversión que para distracción.

Si te abstienes de andar hablando de cosas inútiles, y de andar escuchando rumores, noticias y novedades, encontrarás tiempo suficiente y oportuno para dedicarte a santas meditaciones.

Los más grandes santos evitaban lo más posible el bullicio de la gente y preferían servir a Dios en la soledad.

Imitación de Cristo (Tomás de Kempis)

Las catacumbas de San Calixto

es el primer Cementerio oficial de la Comunidad romana, el glorioso sepulcro de los Padres del siglo III
Las catacumbas se construyeron a finales del siglo II,2 con algunos subterráneos cristianos privados y de un área funeraria directamente dependiente de la iglesia romana.3 Toman nombre del diácono Calixto I, propuesto por el papa Ceferino a la administración del cementerio mismo. Subió a su vez al trono pontificio, Calixto amplió el complejo funerario, que bien pronto se convirtió en una iglesia oficial.
Las catacumbas de San Calixto han alojado la sepultura de 16 papas, también si no es cierto el lugar de inhumación de San Ceferino:
San Ceferino (?), San Urbano I, San Ponciano, San Antero, San Fabián, San Cornelio, San Lucio I, San Esteban I, San Sixto III, San Dionisio, San Felipe I, San Eutiquiano,San Cayo, San Eusebio, San Melquíades, San Dámaso I.

Pez y pan eucarísticos, pintura sobre la pared de la cripta de Lucina, en la catacumba de San Calixto, Roma

La Liturgia de la Iglesia



La misión de Cristo y del Espíritu Santo que, en la liturgia sacramental de la Iglesia, anuncia, actualiza y comunica el Misterio de la salvación, se continúa en el corazón que ora. Los Padres espirituales comparan a veces el corazón a un altar. La oración interioriza y asimila la liturgia durante y después de la misma. Incluso cuando la oración se vive “en lo secreto” (Mt 6, 6), siempre es oración de la Iglesia, comunión con la Trinidad Santísima (cf Institución general de la Liturgia e las Horas, 9).

Vigilia

Lucas

12:35 «Tened ceñida la cintura y las lámparas encendidas,12:36 y sed como hombres que esperan a que su señor vuelva de la boda, para que, en cuanto llegue y llame, al instante le abran.12:37 Dichosos los siervos a quienes el señor, al venir, encuentre despiertos: yo os aseguro que se ceñirá, los hará ponerse a la mesa y, yendo de uno a otro, les servirá.

#santaclara #sandamián

LAS FUENTES DE LA ORACIÓN



El Espíritu Santo es el “agua viva” que, en el corazón orante, “brota para vida eterna” (Jn 4, 14). Él es quien nos enseña a recogerla en la misma Fuente: Cristo. Pues bien, en la vida cristiana hay manantiales donde Cristo nos espera para darnos a beber el Espíritu Santo

LA TRADICIÓN DE LA ORACIÓN



La oración no se reduce al brote espontáneo de un impulso interior: para orar es necesario querer orar. No basta sólo con saber lo que las Escrituras revelan sobre la oración: es necesario también aprender a orar. Pues bien, por una transmisión viva (la sagrada Tradición), el Espíritu Santo, en la “Iglesia creyente y orante” (DV 8), enseña a orar a los hijos de Dios

La tradición de la oración cristiana es una de las formas de crecimiento de la Tradición de la fe, en particular mediante la contemplación y la reflexión de los creyentes que conservan en su corazón los acontecimientos y las palabras de la Economía de la salvación, y por la penetración profunda en las realidades espirituales de las que adquieren experiencia (cf DV 8).