Las tres causales del aborto



1) Violación (aborto Sentimental o psicológico): No es justo que pague un inocente por un culpable. Hijo de un violador y de una mamá asesina. Nunca la suma de dos males va a producir un bien. No podemos abrir la brecha de que algunos sentimientos puedan acabar con la vida, pues esta es inviolable. No puede haber ningún argumento para violar la vida. La solución puede ser la adopción.

2) Malformación del bebé o aborto eugenésico: concepción y mentalidad perversa, utilitarista y hedonista, donde solo tiene valor lo útil y lo bello, la persona ya no tiene valor por sí misma, sino en virtud de su utilidad y belleza: ¿Si puedo matar al bebé en el vientre, por qué no lo puedo matar afuera?

Debemos evitar el término “calidad de vida” en lo que se refiere a la concepción de la vida de las personas, pues la expresión “calidad” solo se aplica a las cosas y no a las personas, existen vidas con mejores o peores condiciones, pero no con mayor o menor calidad de vida; la calidad de vida no hay nada que la pueda hacer mayor o menor, la vida siempre tendrá calidad en sí misma, por sí misma vale. Existe una inconsistencia de pensamiento: ¿si estás de acuerdo con el aborto y la eutanasia por qué no entonces asesinar también a los que han nacido y han dejado de ser sanos, útiles y hermosos? “La solución para la enfermedad no es al asesinato del enfermo”. Los diagnósticos prenatales frecuentemente son equivocados, estos métodos diagnósticos muchas veces persiguen fines utilitaristas y hedonistas.

3) Peligro de muerte de la madre (aborto terapéutico): El aborto nunca será terapéutico. ¿Serías capaz de matar a uno para curar al otro? Esto es un eufemismo. La tecnología y la medicina han avanzado enormemente, y se debe siempre intentar salvar ambas vidas. Solo para mencionar un ejemplo, en Medellín, cuidad de Colombia, hoy en día se hacen cirugías intrauterinas en las cuales se operan a los bebés con malformaciones graves antes de nacer y pueden nacer completamente normales.

La principal consecuencia de la mentalidad proabortista, tan difundida en la sociedad, es el hecho de que la vida humana ya no pueda concebirse como un valor absoluto, sino como algo que depende de la voluntad de otro hombre que se encuentra en una situación ventajosa. Se pone la autonomía personal por encima del derecho a la vida; absurdo, pues la vida es el fundamento de todos los derechos, si no se vive, no se poseen derechos; si no se vive, no se tiene autonomía personal. En una sociedad que se vale acabar con la vida de otro en nombre de la libertad, todo se vale ¿quién pondrá el límite?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s