El hombre y la naturaleza

«(El hombre), es colocado en el jardín para cultivarlo y custodiarlo, por encima de todos los demás seres puestos por Dios bajo su dominio (Génesis, 1, 15 y ss). Pero al mismo tiempo el hombre debe someterse a la voluntad de Dios, que pone limites en el uso y dominio de las cosas (Génesis, 2,Sigue leyendo «El hombre y la naturaleza»

Efectos inmediatos de la deforma protestante

Johann Tetzel, 1460-1519<los articulos de Lutero estan destinados a promover un gran escandalo, pues por su causa muchos despreciarán el poder de su Santidad el Papa y de la santa Sede Romana. También se abandonarán las obras de penitencia sacramental, y no se volverá a creer a los predicadores y doctores, 𝗾𝘂𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗱𝗼 𝗰𝗮𝗱𝗮 𝗰𝘂𝗮𝗹 𝗶𝗻𝘁𝗲𝗿𝗽𝗿𝗲𝘁𝗮𝗿Sigue leyendo «Efectos inmediatos de la deforma protestante»

Sociedad de Consumocrédito, el subsidio y la dádiva estatal

Con el crédito, pero también con el subsidio y la dádiva estatal, la adquisición se separa del trabajo, el esfuerzo y el ahorro. El modelo causal esfuerzo-recompensa (que redundaba en ahorro, o bien que tenía a este como condición intermedia) es sustituido, en el mejor de los casos, por su inversión lógica: recompensa-esfuerzo (que redundaSigue leyendo «Sociedad de Consumocrédito, el subsidio y la dádiva estatal»

Deseo carnal

Evangelio según san Mateo, 6: 5- 6 «Y cuando oráis, no seréis como los hipócritas que aman el orar en pie en la sinagoga, y en los cantones de las plazas, para ser vistos de los hombres. En verdad os digo, recibieron su galardón. Mas tú cuando orares, entra en tu aposento, y cerrada laSigue leyendo «Deseo carnal»

La vida sexûâl en Rusia Cømunista

Estos delirios de “comunismo sexûâl” incluían marchas de la desnudez, “ligas de amor libre”, proyectos de instalación de cabinas públicas para tener relaciones sexûãles, entre otras ideas cuyo trasfondo era el más sórdido materialismo que reducía la experiencia del amor a una necesidad fisiológica más que, como tal, el Estado debía atender y planificar. TanSigue leyendo «La vida sexûâl en Rusia Cømunista»

Vanagloria

Evangelio según san Mateo, 6: 5- 6 «Y cuando oráis, no seréis como los hipócritas que aman el orar en pie en la sinagoga, y en los cantones de las plazas, para ser vistos de los hombres. En verdad os digo, recibieron su galardón. Mas tú cuando orares, entra en tu aposento, y cerrada laSigue leyendo «Vanagloria»

¿Quiénes niegan la libertad del alma?

Los fatalistas, los positivistas y ciertos herejes. Los antiguos fatalistas atribuían a una divinidad ciega, llamada hado (del latín fatum), todas las acciones del hombre. Aun hoy, los mahometanos dicen: Estaba escrito; es decir, todo lo que acontece debía necesariamente acontecer. En nuestros días, los positivistas caen en el mismo error, al decir que nuestraSigue leyendo «¿Quiénes niegan la libertad del alma?»

Vanagloria y distracción

Evangelio según san Mateo, 6: 5- 6 «Y cuando oráis, no seréis como los hipócritas que aman el orar en pie en la sinagoga, y en los cantones de las plazas, para ser vistos de los hombres. En verdad os digo, recibieron su galardón. Mas tú cuando orares, entra en tu aposento, y cerrada laSigue leyendo «Vanagloria y distracción»

Circuncisión y control de la sēxûålidad masculina y femenina

Como muchas prácticas culturales, las circuncisiones masculina y femenina han sido ejercidas por numerosos motivos y continuadas por la tradición, incluso cuando las razones originales habían quedado atrás. Uno de los motivos menos conocidos en el caso de la primera es el control de la sēxûålidad masculina. Desde la Antigüedad hasta nuestros días se haSigue leyendo «Circuncisión y control de la sēxûålidad masculina y femenina»

Limosna, el ayuno y la oración

Evangelio según san Mateo, 6: 2- 4 «Y así cuando haces limosna, no hagas tocar la trompeta delante de ti, como los hipócritas hacen en la Sinagoga y en las calles para ser honrados por los hombres. En verdad os digo, recibieron su galardón. Mas tú, cuando hagas limosna, no sepa tu izquierda lo queSigue leyendo «Limosna, el ayuno y la oración»