Santo Sacrificio

Escuchemos las vivas exhortaciones del Apóstol (Hebreos 4, 16). Id apresuraos llenos de confianza ante el trono de la gracia, para recibir allí misericordia y obtener socorro en vuestras necesidades. ¿Cuál es este trono de gracia?, no es el Cielo, puesto que no podemos subir hasta allí; tampoco es el arca de la alianza, que no era más que una figura; es el altar, sobre el cual es inmolado el Cordero de Dios, el altar donde Él ofrece su vida, para conseguir gracia y misericordia. No dejemos de ir todos los días a este trono de la gracia, para buscar los socorros que necesitamos. Pero no nos acerquemos sino con una gran devoción llena de confianza, recordando que es el lugar de la misericordia y no el de la justicia. Digamos a Dios: Heme aquí, oh Padre infinitamente bueno. Vengo durante el Santo Sacrificio al trono de vuestra gracias para implorar perdón y ayuda. En este holocausto sagrado fundo yo mi esperanza; pues el valor de la Víctima es infinito. Confió en que me concederéis este beneficio que solicitó, beneficio que, además, está en armonía con vuestra gloria y con mi salvación.

Explicación de la Santa Misa (R Padre Martin de Cochem) año 1630 – 1712

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: