¿Dios existe?



5 vias Santo Tomás de Aquino
2 vía, consideración

La causalidad es una categoría solo aplicable a acontecimientos empíricos; entonces, es una falacia de conclusión desmesurada aplicarla a un Dios que se encuentra más allá de toda experiencia posible. Luego, no se prueba la conclusión de la segunda vía. Respuesta: Esta objeción se basa en la famosa crítica que hizo el filósofo alemán Immanuel Kant a la segunda vía de Santo Tomás de Aquino. En específico Kant dice que esta prueba es ilegítima porque, para poder inferir a Dios, extiende el principio de causalidad más allá del ámbito de la experiencia sensible que (para él) es el único ámbito en que este tiene sentido. Entonces, para poder responder consistentemente a esta objeción es primero necesario entender bien cómo y por qué es que Kant llega a esta conclusión. Como es sabido, Kant nació en el año 1724 en Konigsberg (Alemania). En 1740 ingresa a la Universidad de Konigsberg como estudiante de teología y es tempranamente introducido por su profesor Martin Knutzen en la filosofía racionalista de Leibnitz y Wolf, además de en la física mecanicista de Newton. Evidentemente el joven Kant estaba maravillado con todo ello: ¡toda la realidad, material e inmaterial, podía ser objetivamente explicada por los esquemas deterministas de la razón pura! Pero en medio de todo ello, ya hacia 1770, tuvo contacto con el empirismo escéptico del ya citado David Hume. Fue devastador: ¡la razón pura no es objetiva!, ¡no puede conocer la realidad!, ¡no puede trascender la experiencia!, ¡no puede deducir leyes a partir de ella! En palabras del mismo Kant, Hume lo hizo despertar de su “sueño dogmático”. Pero obviamente Kant no se iba a quedar tranquilo. Todavía quería establecer y definir las bases sobre las que era posible el conocimiento. Y fue por eso que escribió su Crítica de la Razón Pura (1781). El planteamiento esencial de Kant es que, epistemológicamente, hay que tomar a los objetos desde dos dimensiones, a saber: “Como fenómenos y como cosas en sí” (11). Luego, dado que nuestro conocimiento parte de los datos de la experiencia que solo representan la apariencia de las cosas, es decir, el “fenómeno”, se tiene que no podemos trascender este ámbito de lo fenoménico y que, por tanto, no podemos penetrar en el “noúmeno”, es decir la realidad y sustancia de las cosas.


¿DIOS EXISTE?: El libro que todo creyente deberá (y todo ateo temerá) leer. Dante A. Urbina

Immanuel Kant (1724 -1804)

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: