Porque esta devoción es un medio seguro para ir a Jesucristo



Efectivamente, lo propio de la Santísima Virgen es conducirnos con toda seguridad a Jesucristo, así como lo propio de Jesucristo es llevarnos al Padre con seguridad. Que no se engañen las personas espirituales creyendo falsamente que María les impida llegar a la unión con Dios. Porque, ¿será posible que la que halló gracia delante de Dios para todo el mundo en general y para cada uno en particular, estorbe a las almas alcanzar la inestimable gracia de la unión con Jesucristo? ¿Será posible que la que fue total y sobreabundantemente llena de gracia y tan unida y transformada en Dios que lo obligó a encarnarse en Ella, impida al alma vivir unida a Dios? Ciertamente que la vista de las otras criaturas, aunque santas, podrá en ocasiones retardar la unión divina, pero no María. ¡No me cansaré de repetirlo!

Donde está María no puede estar el espíritu maligno. Precisamente una de las señales de que somos guiados por el buen espíritu, es el de ser muy devotos de la Santísima Virgen, pensar y hablar frecuentemente de Ella. Así piensa San Germán, quien añade que así como la respiración es señal cierta de que el cuerpo no está muerto, del mismo modo el pensar con frecuencia en María e invocarla amorosamente es señal cierta de que el alma no está muerta por el pecado.

Siendo así, que -según dicen la Iglesia y el Espíritu Santo que la dirige- María sola, ha dado muerte a todas las herejías, y por más que los críticos murmuren, jamás un fiel devoto de María caerá en herejía o ilusión, al menos formales.

Que los cristianos, entren pues, por este camino fácil a causa de la plenitud de la gracia y unción del Espíritu Santo que llena: nadie se cansa ni retrocede, si camina por él. Es camino corto, que en breve nos lleva a Jesucristo. Es camino perfecto, sin lodo, ni polvo, ni fealdad de pecado. Es, finalmente, camino seguro, que de manera directa y segura, sin desviarnos a la derecha ni a la izquierda, nos conduce a Jesucristo a la vida eterna

Tratado de la verdadera devoción de la virgen María, San Luis María Grignon de Monfort

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: