La vida de Jesucristo, una santa Misa

Jesucristo se revistió del traje sacerdotal en el santuario del seno maternal, donde al tomar nuestra carne, con ella se revistió de nuestra mortalidad. En la noche bendita de la Navidad salió de ese santuario de la entrada al mundo empezó el introito. entonó el kyrie eleison cuando extendió sus manecitas en el pesebre como para pedir Socorro. El Gloria in excelsis fue cantado por los Ángeles cuando se aparecieron a los pastores conduciendolos hacia donde estaba el niño recién nacido. Jesús dijo la colecta cuando pasaba las vigilias en oración implorando para nosotros la Divina Misericordia. Leyó la epístola cuando hizo las explicaciones de Moisés y los profetas. Anunció el evangelio al recorrer judea predicando la buena nueva. El ofertorio cuando se ofreció a Dios padre por la salvación de los hombres el cual aceptó todos sus sufrimientos. Cantó el prefacio alabando a Dios sin cesar en lugar nuestro y Dándole gracias por sus beneficios. El Sanctus fue celebrado por los hebreos, a la entrada de Jesús en Jerusalén; el domingo de Ramos cuando exclamaron !Bendito sea el que viene en el nombre del Señor¡ !Hosanna al Hijo de David¡ El Salvador efectuó la Consagración en la última Cena, por la transubtanciación del pan y del vino, en su Cuerpo y en su Sangre. La Elevación tuvo lugar, cuando fue clavado en la cruz y levantado en el aire para servir de espectáculo al mundo. Recitó el Pater; al pronunciar las siete palabras en la cruz. La fracción de la Hostia se efectuó cuando su Alma santísima se separó de su Cuerpo adorable. Reconoceréis en el Agnus Dei, la confesión del Centurión dándose golpes de pecho y exclamando: Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios. La Comunión, es el embalsamamiento y la sepultura. La Bendición, fue cuando Jesús bendijo al pueblo antes de dejar el mundo extendiendo las manos en el momento de su Ascensión.

¡Cuán hermosa y solemne es esta Misa celebrada por el Salvador en esta tierra! Es la misma ue los sacerdotes dicen todos los días, aunque más brevemente. Nosotros somos más favorecidos que aquéllos que vivieron en tiempo de Jesucristo. Ellos oyeron una Misa muy larga, pero única, en tanto que nosotros podemos asistir todos los días a varias, a recoger con poco trabajo los frutos de toda la vida del Salvador

Explicación de la Santa Misa (R Padre Martin de Cochem)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s