Las primeras reunión



A consecuencia de la multitud, del testimonio de los ministros (o policía secreta) y de la interpelación de Nicodemo, los fariseos, espantados de los progresos que hacía la predicación de Cristo, provocaron una primera reunión del Sanedrín. El apóstol San Juan (Jn 9,22) refiere el envío de los ministros para apoderarse de Él, añadiendo a propósito de la curación del ciego de nacimiento que sus padres temían a los judíos; porque los judíos habían decretado ya que si alguno confesaba que Jesús era el Cristo, fuese arrojado de la Sinagoga. Es decir, ya había sido lanzado un decreto de excomunión

La sinagoga distinguía tres grados de excomunión o de anatema: la separación (zzídduí); la execmción (che rem); la muerte (schammata). El primer grado o separación condenaba, al que se le imponía, a viví aislado durante treinta días: podía ñecuentar el templo, pero en un sitio aparte. Tampoco estaba reservado exclusivamente al Sanedrín, podía ser formulado en toda ciudad por los sacerdotes encargados de residir allí como jueces. El segundo grado o execmción, tenía consigo una separación completa de la sociedad judaica; aquel al que se le imponía era excluido del templo y entregado al demonio y solo el sanedrín, residente en Jerusalén, podía pronunciar este anatema. Lo pronunció en efecto, en esta primera reunión, contra todo el que osada confesar que Jesucristo era el Mesías. El tercer grado o la muerte, era el más formidable de los tres; se reservaba ordinañamente pam los falsos profetas. Este anatema entregaba, a aquel sobre quien caía, a la muerte del alma, y era lo más ñecuente, a la del cuerpo. El sanedrín entero pronunciaba solemnemente y en medio de las más honibles maldiciones la sentencia; si por alguna razón atenuante no se entregaba al excomulgado al último suplicio (la lapidación), siempre, después de su muerte, se chocaba una piedra sobre su sepulcro, para signiñcar que había merecido ser apedreado, a esto se sumaba el hecho de que nadie podía acompañar el cuel:po del difunto, o llevar luto por él

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s