¿Dios existe?5 vias Santo Tomás de Aquino 4 vía, consideración (parte 1)



El universo no fue diseñado por nadie. Se diseñó a sí mismo. De acuerdo con la teoría M, es la pluralidad de universos la que explica el orden y regularidad que observamos. Por tanto, ya no es necesario apelar a Dios. Luego, no se prueba la conclusión de la quinta vía.

Respuesta: Como la totalidad de este razonamiento descansa sobre la llamada “teoría M”, para responderlo primero debemos explicar (aunque sea brevemente) en qué consiste ésta.

Para entender la teoría M es necesario entender algo sobre la teoría de las cuerdas. De acuerdo con esta teoría desarrollada a inicios de los setenta, los componentes fundamentales de la materia no son como puntos matemáticos cero- dimensionales sino más bien como entidades unidimensionales (líneas) llamadas “cuerdas”. Estas cuerdas serían tan pequeñas que incluso en la diminuta escala de las partículas parecerían como puntos, siendo que cada partícula es creada de algún modo por los diferentes patrones de vibración de las cuerdas. Pronto comenzó a crecer el entusiasmo por la teoría de las cuerdas entre los físicos teóricos. En 1983, se publicaron 16 artículos sobre cuerdas; en 1984, 51; en 1985, 316 y en 1986, 639. La razón de ello era que, como comenta Smolin, “la promesa de la teoría de las cuerdas excedía con mucho a cualquier otra teoría unificada propuesta hasta este momento” al punto que “rápidamente se generó una atmósfera casi como de secta religiosa: o eras un teórico de las cuerdas, o no lo eras”.

Pero la teoría de las cuerdas se encontró con un problema: tras una versión inicial de ecuaciones que la sustentaba, fueron descubiertas otras ecuaciones, igualmente coherentes. Había alrededor de cinco grandes teorías de las cuerdas -basadas en un universo de diez dimensiones- y todas ellas parecían ser correctas. Los científicos no sabían qué hacer con la contradicción de cinco conjuntos de ecuaciones para describir el mismo fenómeno. Y fue justamente allí donde llegó al recate la teoría M. Propuesta por Edward Witten en 1995, la teoría M combina las cinco diferentes teorías de cuerdas en una única teoría. Para lograr esta unificación Witten conjeturaba que debía existir un total de once dimensiones, con lo cual la teoría de las cuerdas se hacía potencialmente unificable con una teoría supersimétrica de la gravedad que también contaba con once dimensiones.

Peter Woit, Not Even Wrong, Ed. Basic Books, 2006, p. 158. 52. Lee Smolin, The Trouble with Physics, Ed. Houghton Mifflin, 2006, p. 116. 53. Peter Woit, Not Even Wrong, Ed. Basic Books, 2006, p. 215.

John Auping Birch, Una Revisión de las Teorías Sobre el Origen y la Evolución del Universo, Universidad Iberoamericana, México, 2009, p. 389.

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: