¿Intelectual de 1, 2 o 3er grado?Marco Antonio Yon Sosa



Marco Antonio Yon Sosa (7 de septiembre de 1929-20 de mayo de 1970), más conocido como el Chino Yon Sosa, fue un guerrillero guatemalteco, comandante de las FAR y el Movimiento Revolucionario 13 de Noviembre, organizaciones de ideología Demócrata.

¿Intelectual de 1, 2 o 3er grado?
Marco Antonio Yon Sosa


el intelectual no solo es una pieza central de toda batalla cultural, sino que es además una pieza constitutiva. Sin intelectuales, no hay batalla cultural. Pero esto no quiere decir que solo los intelectuales den batallas culturales. El ámbito de la cultura es mucho más extenso que el campo intelectual, reducido a un tipo particular de discurso. Lo que quiere decir la primera frase de este párrafo es, más bien, que el intelectual es el factor consciente de la batalla cultural, y la consciencia agonística constituye un elemento definitorio de toda batalla cultural. Dar una batalla es saberse dándola.

Dado que es la cultura la dimensión propia del intelectual, y que sus funciones culturales son también metapolíticas y políticas tal como he mostrado, en el intelectual se mezcla lo cultural y lo agonal en un estado particular de la conciencia. Es él, en primer lugar, quien ve en la cultura un arma poderosa; es él, en primer lugar, quien concibe la cultura como terreno de lucha. Al intelectual, antes que nadie, se le presenta la cultura al mismo tiempo como fin y como medio, como botín y como armamento, y es precisamente esta la circunstancia en la que una batalla cultural tiene lugar. Pero la función del intelectual en una cultura y, más aún, en una batalla cultural, no es uniforme. La función general se desagrega en distintos roles y posiciones. Conviene establecer, pues, una tipología del intelectual que permita visualizar distintos roles y subfunciones y las distintas posiciones que estos ocupan en las batallas culturales.

Podría establecerse una tentativa de tipología en virtud del grado de innovación y por el alcance en términos de cantidad de audiencia directa. Imagínese una pirámide: en la cúspide se ubica el máximo grado de innovación, pero, por la abstracción que suele ser connatural a las innovaciones, la menor cantidad de audiencia directa; en la base sucede lo contrario, se halla muy bajo el nivel de innovación/ abstracción, pero altos los niveles de audiencia directa. Sobre este esquema se podría llamar «intelectuales de primer grado» a aquellos intelectuales cuyo pensamiento y cuyas obras innovan y, por lo general, generan un punto de inflexión en sus respectivos campos. Ocupan la cúspide de la imaginaria pirámide, y por ello son rara avis. Se trata fundamentalmente de filósofos o científicos que dejan en su sociedad, e incluso en el mundo y en la historia, las huellas creativas de su intelecto: «el filósofo es en más de un sentido una especie de príncipe entre los intelectuales», dice Hayek. En el centro de la pirámide se encuentran —siguiendo esta terminología— los «intelectuales de segundo grado». Ellos trabajan con los productos de los intelectuales de primer grado, optimizándolos o simplificándolos dentro de campos generalmente académicos. El tipo ideal es, por un lado, el catedrático universitario que tiene a su cargo alumnos que deben aprender, con su ayuda, el pensamiento y las ideas de otros. Por otro lado, aparece aquí también el investigador, que sigue un paradigma establecido de investigación o que refina líneas investigativas establecidas. Finalmente, en la base de la pirámide se ubican los «intelectuales de tercer grado», cumpliendo primordialmente una función de difusión especializada del trabajo de los otros dos tipos al público lego o a lo que Bourdieu denominaba «auditorio profano».

Este tercer tipo puede ser un periodista especializado en difusión académica o científica, un escritor, un conferencista, un analista, y su trabajo suele vincularse al campo del arte de masas, la literatura y los medios de comunicación.


Friedrich Hayek, «Los intelectuales y el socialismo». En Democracia, justicia y socialismo (Madrid: Unión Editorial, 2005), p. 82.

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: