Como la gracia perfecciona a la naturaleza y la gloria perfecciona a la gracia



es muy cierto que Jesucristo es todavía en el cielo Hijo de María, en la misma forma y grado que lo fué en la tierra, y, por consiguiente, que le viene conservando aquella Sumisión y obediencia propia del más perfecto de todos los hijos con respecto de la más buena de todas las madres.

Guardémonos, sin embargo, de ver en esta dependencia algún rebajamiento o imperfección en Jesucristo, porque María, siendo infinitamente inferior a su Hijo, que es Dios, no le manda como una madre terrena puede mandar a su hijo. que está por debajo de ella, sino que María, como está toda transformada en Dios, por la gracia y la gloria que transforma en El a todos los santos, ni pide, ni quiere, ni hace nada que sea contrario a la eterna e inmutable voluntad de Dios

Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen libro de Luis María Grignion de Montfort

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: