Afectos desordenados

Siempre que uno desea algo fuera de orden, inmediatamente pierde la tranquilidad y la calma

Los orgullosos y los codiciosos nunca están tranquilos, mientras que los humildes y los pobres de espíritu vivienda en una paz muy grande.

La raíz de todos los malestares es el afán del dinero, y algunos por dejarse llevar de este deseo se alejaron de la fe y se atormentaron con muchos dolores (1 Timoteo 6)

Una persona que no es mortificada en sus deseos y afectos sufrirá muchas tentaciones y será vencida por muchas pequeñeces

Por eso se entristecen cuando se les privado de ellos y se enojan cuando alguien se opone a sus inclinaciones.

Imitación de Cristo (Tomás de Kempis)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s