Ajuste finoUna evidencia a nivel subatómico.



Se sabe que el neutrón tiene 0,138% más masa que el protón. Debido a esta masa adicional los neutrones requieren más de energía que los protones para formarse de modo tal que, al enfriarse el universo luego del Big Bang, se produjeron más protones que neutrones en una proporción aproximada de 7 a 1. Ahora bien, si el neutrón hubiera sido solo un 0,1% más masivo que el protón, quedarían tan pocos neutrones del enfriamiento del Big Bang que no habría suficiente cantidad como para formar los núcleos de todos los elementos pesados esenciales para la vida.

Por otra parte, si el neutrón hubiese sido 0,1% menos masivo, dado que su masa adicional con respecto al protón también determina la velocidad a la que los neutrones se descomponen en protones y los protones en neutrones, se acumularían tantos protones para formar neutrones que todas las estrellas del universo se habrían colapsado rápidamente formando ya sea estrellas neutrónicas o agujeros negros.

En consecuencia, para que la vida fuera posible en el universo la masa del neutrón debió tener un ajuste fino ¡menor al 0,1%! Pero eso no es todo. De acuerdo con lo que nos dice Stephen Hawking, “si la velocidad de expansión un segundo después del Big Bang hubiese sido menor, incluso en una parte en 100 mil billones, el universo se habría colapsado de nuevo antes de que hubiese alcanzado nunca su tamaño actual”. A su vez, el astrofísico Paul Davies ha calculado que las probabilidades en contra de que las condiciones iniciales fueran apropiadas para la formación de estrellas (sin las cuales los planetas no podrían existir) son de un 1 seguido, por lo menos, de ¡mil trillones de ceros!. Y podríamos seguir multiplicando las evidencias.

Pero resulta innecesario. Basta y sobra con los ejemplos dados como para darnos cuenta de que el grado de ajuste fino para la vida que exhibe nuestro universo es realmente impresionante. Y es que no solo se trata de que las cantidades o constantes individuales estén finamente ajustadas, sino que las proporciones entre ellas también deben estar finamente ajustadas. De este modo, una enorme improbabilidad es multiplicada por otra enorme improbabilidad, y de nuevo por otra enorme improbabilidad repetidamente hasta que las cantidades simple y llanamente escapan de la comprensión humana.

incompresible o no, la evidencia está allí. Como ha dicho Martin Rees, Astrónomo Real de Gran Bretaña, “las leyes que rigen nuestro universo parecen estar finamente ajustadas para nuestra existencia. (…) Dondequiera que los físicos miren ellos ven ejemplos del ajuste fino” (8). Por tanto, sostener que no hay un “orden” en nuestro Cosmos, al menos a un nivel básico, es simplemente anticientífico.

¿DIOS EXISTE?: El libro que todo creyente deberá (y todo ateo temerá) leer. Dante A. Urbina

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: