La destrucción no es por el ser humano, sino por la crisis moral



«Se ha llegado a exaltar la libertad hasta el extremo de considerarla como un absoluto que seria la fuente de los valores.Se han atribuido a la conciencia individual las prerrogativas de una instancia suprema del juicio moral, que decide categórica e infaliblemente sobre el bien o el mal».

Se concede «a la conciencia del individuo el privilegio de fijar, de modo autónomo, los criterios del bien y del mal, y actuar en consecuencia. Esta vision coincide con una ética individualista, para la cual cada uno se encuentra ante su verdad, diversa de la verdad de los demás. El individualismo, levado a las extremas consecuencias, desemboca en la ne-
gación de la idea misma de naturaleza bumana»

Dicho de otra manera el individualismo -con su inseparable relativismo- es el que provoca esta crisis bioecológica denunciada por Juan Pablo II, y de ninguna manera es reflejo de la tradición cultural cristiana. «La crisis ecológica — dice el Papa- es un problema moral», que reviste dos aspectos: la falta de respeto y hasta el desprecio por la vida humana y la destrucción ambiental.

Juan Pablo II, encíclica. Veritatis splendor, 6-08-93, n. 32.

Juan Pablo II, Mensaje para la Jornada Mundial de la Ewx 1990, 08-12-89.

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: