El argumento de la contingencia



1.Es evidente, y nos consta por nuestra experiencia directa del mundo, que existen seres contingentes, es decir, seres que dependen de otros para existir.

2. Ahora bien, por definición, como habíamos dicho, un ser contingente depende de otro para
existir. Entonces, si hallamos que existe un ser contingente es necesario inferir que existe otro ser del cual depende éste.

3. Pero si asumimos que todos los seres son contingentes tendremos que este primero dependerá de un segundo, que será contingente de modo que dependerá de un tercero, también contingente, y este tercero de un cuarto y así sucesivamente. Mas no se puede seguir así indefinidamente, porque de ser ese el caso no podría existir ningún ser, ya que tendría que pasar un proceso infinito de dependencia ontológica para que recién pueda existir, lo cual es evidentemente absurdo. Por consiguiente, es necesario postular la existencia de un Ser Subsistente, es decir, un ser que no dependa de ningún otro para existir sino que contenga
plenamente en sí mismo todo el fundamento del ser

4.Este Ser Subsistente que no depende de ningún otro para existir y que se constituye como el fundamento de la existencia de todos los demás seres es el que todos conocemos con el nombre de Dios.

5. Luego, Dios existe

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: