Riquezas


Vanidad de vanidades dedicarse a buscar riquezas que se acaban (que el moho las corroe y los ladrones las roban) sabiendo que no podemos servir al mismo tiempo a Dios y a las riquezas.
Que difícil es que los que se apegan a las riquezas entren en el reino de Dios
Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que el que un rico entre en el reino de Dios (Lucas 18,24)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s