Tú que juzgas

Quien es susceptible, o fácil de encolerizarse, hasta lo bueno interpreta mal, y cree fácilmente lo malo (ve ofensas donde no hubo mala intención). Pero quien ama la paz interpreta todo por el aspecto del bien.
La persona amante de la paz no vive sospechando de los demás. Pero quién es descontento e inquieto está siempre amargado por diversas sospechas. Ni vive en paz ni deja vivir en paz a los demás. Con frecuencia dice lo que no debiera, y deja de hacer muchos deberes que debería cumplir, se fija más en los deberes que los otros no cumplen, que en las obligaciones que él deja de cumplir por descuido.
Así que ante todo preocúpate por cumplir bien lo que a ti te obliga hacer, y después si ya podrás dedicarte a fijarte si los demás cumplen o no sus propios deberes.

Romanos

2:1 Por eso, no tienes excusa quienquiera que seas, tú que juzgas, pues juzgando a otros, a ti mismo te condenas, ya que obras esas mismas cosas tú que juzgas,2:2 y sabemos que el juicio de Dios es según verdad contra los que obran semejantes cosas.2:3 Y ¿te figuras, tú que juzgas a los que cometen tales cosas y las cometes tú mismo, que escaparás al juicio de Dios?
Imitación de Cristo (Tomás de Kempis) 1418

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: