Pio X

Se afirmó que, por su actuación, el pensamiento había sido encadenado nuevamente con las cadenas de las que había intentado liberarse y que en adelante debía considerarse a Roma fuera de la lucha, puesto que una vez más había temido ponerse de cara a la luz y había apartado o expulsado a aquellos de sus hijos que deseaban sinceramente esa luz. Ahora, sin embargo, no existe ningún cristiano en lugar alguno (ningún cristiano en el sentido histórico de la palabra, que crea que la misión de Cristo consiste en la revelación que Él promulgó y no simplemente en el impulso que su venida dio a las aspiraciones espirituales), no hay ningún cristiano, por muy lejos que puedan estar sus simpatías de la interpretación católica del contenido de tal revelación, que no reconozca que Pío X se ha mantenido firme mientras sus líderes religiosos vacilaban o contemporizaban y que Roma, guiada por el Papa, se colocó de parte de la simple verdad evangélica, de la autoridad de la Sagrada Escritura y de la divinidad de Cristo

R. H Benson, a la muerte de Pío X

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: