La Orden Tercera de San Francisco.

Y aprovechando esta oportunidad, renovamos ahora justamente Nuestro encargo, ya repetido, de propagar y fomentar con toda diligencia la Orden Tercera de San Francisco, cuyas reglas con suavidad prudente hemos moderado hace poco. El único fin que le dio su autor es traer a los hombres la imitación de Jesucristo, al amor de su Iglesia,Sigue leyendo «La Orden Tercera de San Francisco.»

NATURALEZA, ORIGEN, PROGRESO DE LA LITURGIA

Honor tributado al Padre por el Verbo encarnado: en la tierra… Efectivamente, apenas «el Verbo se hizo carne» se manifestó al mundo dotado de la dignidad sacerdotal, haciendo un acto de sumisión al Eterno Padre que había de durar todo el tiempo de su vida: «al entrar en el mundo, dice… Heme aquí que vengo…Sigue leyendo «NATURALEZA, ORIGEN, PROGRESO DE LA LITURGIA»

Deficiencias de algunos. Exageraciones de otros

No crean, sin embargo, los inertes y los tibios que cuentan con nuestro asenso porque reprendemos a los que yerran y ponemos freno a los audaces; ni los imprudentes se tengan por alabados cuando corregimos a los negligentes y a los perezosos. Aunque en esta nuestra carta encíclica tratamos, sobre todo, de la liturgia latina,Sigue leyendo «Deficiencias de algunos. Exageraciones de otros»

NATURALEZA, ORIGEN, PROGRESO DE LA LITURGIA

Deber de la colectividad Este es un deber que obliga ante todo a cada uno en particular; pero es también un deber colectivo de toda la comunidad humana, ordenada con recíprocos vínculos sociales, ya que también ella depende de la suprema autoridad de Dios. Nótese, además, que éste es un deber particular de los hombresSigue leyendo «NATURALEZA, ORIGEN, PROGRESO DE LA LITURGIA»

La liturgia, culto público

Honrar a Dios: deber de cada uno El deber fundamental del hombre es, sin duda ninguna, el de orientar hacia Dios su persona y su propia vida: «A El, en efecto, debemos principalmente unirnos como indefectible principio, a quien igualmente ha di dirigirse siempre nuestra deliberación como a último fin, que por nuestra negligencia perdemosSigue leyendo «La liturgia, culto público»

Deficiencias de algunos. Exageraciones de otros

La pureza de la fe y de la moral debe ser la norma característica de esta sagrada disciplina, que tiene que conformarse absolutamente con las sapientísimas enseñanzas de la Iglesia. Es, por tanto, deber nuestro alabar y aprobar todo lo que está bien hecho, y reprimir o reprobar todo lo que se desvía del verdaderoSigue leyendo «Deficiencias de algunos. Exageraciones de otros»

Fátima

#virgendefátima #virgenmaría #theotokos #arcadelaalianza #refugiodelospecadores #ajesúspormaría #cristiano #católicosEl día 13 de mayo de 1917, mientras en Roma era consagrado obispo el futuro papa Pío XII, Eugenio Pacelli, la Virgen María se aparecía en Fátima, un pequeño lugar de Portugal, a tres niños: Jacinta Marto (20 feb.), de siete años de edad, su hermano Francisco (4Sigue leyendo «Fátima»

Deficiencias de algunos. Exageraciones de otros

Ahora bien: si, por una parte, vemos con dolor que en algunas regiones el sentido, el conocimiento y el estudio de la liturgia son a veces escasos o casi nulos, por otra observamos con gran preocupación que en otras hay algunos, demasiado ávidos de novedades, que se alejan del camino de la sana doctrina ySigue leyendo «Deficiencias de algunos. Exageraciones de otros»

Epitafio

PIUS PAPA X PAUPER ET DIVES MITIS ET HUMILIS CORDE REIQUE CATHOLICAE VINDEX FORTIS INSTAURARE OMNIA IN CHRISTO SATAGENS PIE OBIIT DIE XX AUG A.D. MCMXIV. PÍO X PAPA, POBRE Y RICO, MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN, FUERTE DEFENSOR DE LA IGLESIA CATOLICA, MIENTRAS SE DEDICABA A RESTAURAR TODAS LAS COSAS EN CRISTO EXPIRÓ PIADOSAMENTESigue leyendo «Epitafio»

El Papa Pio X y la paz

“Durante estos meses, el mundo católico, al confirmar su propia fe, ha presentado a la doliente raza humana la cruz de Cristo como única fuente de paz. Hoy, más que nunca, se anhela esta paz; hoy que las clases se enfrentan contra las clases y las naciones contra las naciones; cuando los conflictos internos, cadaSigue leyendo «El Papa Pio X y la paz»