IDēNTïDâD de gènęrø y la farmacología



Entonces, si un “trªns” tiene problemas de insomnio, ¿se le receta una medida en relación con su identidad de género y se lo mata, o se quiebra la ley yendo contra sus “derechos” y “discriminándolo” y se lo ayuda con una receta acorde a su sexo?

La biología finalmente se impone y, junto con ella, el sentido común. En abril del 2019, se dio a conocer en el prestigioso British Journal of Clinical Pharmacology un estudio interesantísimo que no hace más que confirmar el peso del “argumento farmacológico” expuesto más arriba: Los medicamentos tienen efectos secundarios adversos que dependen del sėxô del paciente.

Estos efectos adversos tienen especial incidencia en la mujer, por cuya razón los investigadores insisten en que se investiguen en profundidad las diferencias biológicas entre el hombre y la mujer para poder determinar las dosis correctas dependiendo del sėxô del paciente.

Los fármacos para bajar el colesterol, llamados estatinas o, más técnicamente, inhibidores de la HMG- coA reductasa, causan en la mujer dolor abdominal, pesadillas y sueños anormales, ansiedad, alopecia (pérdida del cabello), depresión, sequedad en la boca, disnea (dificultad para respirar), hematomas, dolores de cabeza, insomnio, desórdenes musculares, nauseas, neuralgias, edemas, dolor en las extremidades, palpitaciones, sueño interrumpido, inflamación de la lengua y pérdida de peso. Veamos cómo hay diferencias sustanciales en las contraindicaciones para el hombre, ya que disminuye la libido, causa neuropatía periférica, pancreatitis, hace orinar con frecuencia y causa ruptura de tendones.

También hay ciertas drogas tienen efectos muy negativos para ambos sexos, pero, aun así, los efectos difieren bastante entre la mujer y el hombre. Estas drogas son los antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, los cuales causan náuseas, alopecia y dolor de cabeza para mujeres, y agresión, disfunción sęxüal y ruptura de tendones para hombres.

¿Qué nos dice esto con respecto a la “identidad de gènęrø”? Que si a un “hombre trªns” (verdaderamente mujer) se les dan ciertos medicamentos en la dosis masculina, estos van a acarrear un peligro para su salud, o su cuerpo va a tener las contraindicaciones de una mujer, por más que se autoperciba varón… Podemos ciertamente concluir de este estudio que la mujer tiene un mayor riesgo de efectos adversos que el hombre y que por lo tanto es clave tener en cuenta el séexo de la persona al momento de prescribir el remedio. ¿Y qué hacemos con la identidad de gènęrø? Al tacho de la basura. Este estudio farmacológico nos muestra una vez más que la pretendida “identidad de gènęrø” es un invento.


de Vries, Sieta T. J Petra Denig J Corine Ekhart et al «Sęx differences in adverse drug reactions reported to the National Pharmacovigilance Centre in the Net-herlands: An explorative observational study», British Journal of Clinical Pharmacology, 2019, 85, no. 7, pp.
1507-1515

Pablo Muñoz Iturrieta Atrapado en el cuerpo equivocado La idęolögīa de gėnērø frente a la ciencia y la filosofía

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: